¡PREGÚNTAME POR EL AHORA!

¡PREGÚNTAME POR EL AHORA!

Aunque parece que se está avanzando en la selección y gestión del talento, todavía hoy, se siguen haciendo entrevistas, en las que casi todo el interés se centra en recitar todo lo que has puesto en tu C. V. Como si fuera un examen para comprobar que te lo sabes de memoria. ¡Si lo hice yo! ¿No me lo voy a saber? Así que, currículum en mano, te preguntan por lo que has escrito y tú, te limitas a volvérselo a contar con mucha atención, no sea que se te olvide algo y piensen que no es verdad, no te lo sabes o… ¿O qué?

Después de comprobar que te lo sabes, lo siguiente que buscan y te preguntan, es por algo que hayas hecho parecido o igual a lo que vas a tener que hacer. ¡Y digo yo! ¿No es mejor que me preguntes por lo que puedo hacer ahora? ¡Sí!  Ahora, hoy, en estos momentos. Con todo lo que sé y todo lo que puedo hacer ahora, porque es ahora cuando voy a actuar, a escribir, a enseñar, a bailar, a vender, a comprar o a lo que sea que vaya a hacer para ti. Porque se aprende y se evoluciona continuamente y quizás, si no lo he hecho antes en un trabajo, es porque no he tenido la oportunidad de hacerlo o no se requería, no porque no lo sepa o pueda hacer. Quizás lo hago a menudo al margen del trabajo, es lo que mejor se hacer y como no me preguntas por el resto de mi vida, no te lo puedo contar…

Porque el resto de la vida cuenta y, de hecho, es dónde se reflejan las verdaderas y mejores habilidades y actitud de una persona.  Y para que esto no sea solo una crítica (constructiva), te dejo 5 preguntas que puedes hacer para seleccionar y gestionar talento HOY, de una forma más efectiva.

 

5 preguntas del ahora:

 

1. ¿Qué es lo que más te gusta hacer en tu tiempo libre? Sabrás que tipo de persona es, activa, pasiva, proactiva, sedentaria…

2. ¿Cuáles son tus hobbies? Alguien con hobbies, es alguien activo, con intereses más allá de su trabajo diario, que se enriquece personalmente. Una persona enriquecida puede aportar algo más al trabajo y a su vida en general.

3. ¿Qué es lo que más te gustaría hacer cada día si pudieras elegir? Te dará pistas de sus mejores y verdaderas habilidades, intereses, pasiones…

4. ¿Practicas algún deporte de forma continuada? Una persona que practica deporte, normalmente tiene una mejor organización mental, libera y canaliza su estrés. Además, practicar deporte, genera o libera las llamadas hormonas de la felicidad (serotonina, dopamina y endorfinas) y no hay nada mejor que trabajar con una persona FELIZ.

5. ¿Qué puedes o sabes hacer hoy? ¡La gran pregunta! Es eso, que justamente, no aparece en el currículum y que puede que sea lo que necesitas. De lo que es capaz de hacer ahora, con todo el conocimiento y experiencia que ha adquirido a lo largo de su vida en general, entre todas las áreas y facetas de su vida. Y eso, es lo más interesante y lo que realmente te hace falta conocer, para saber si es o no es de ayuda para ti.

Hay más preguntas que podrías hacer, por supuesto, pero con estas 5, descubrirás realmente si es el candidato ideal para tu selección.

En definitiva, es descubrir su Arte, el Arte Que Lleva Dentro…

¿Y tú? ¿Lo vas a descubrir? ¿A qué esperas?

Recuerda… La vida es HOY.

By Marta Pintado

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
EL PODER DE LA COMUNICACIÓN

EL PODER DE LA COMUNICACIÓN

Hace unos días, una amiga me comentaba que su Directora no se comunicaba con su departamento y que así, era muy difícil trabajar y que realmente los procesos mejorasen. Yo estoy casi convencida de que su Directora cree que se comunica, pero por lo que parece, no es así aunque ella lo crea.

Todo, o casi todo el mundo sabe, o cree saber, qué es la comunicación. Para quitar los “casi todo” y los “cree saber”, la RAE define comunicación como: “acción y efecto de comunicar o comunicarse”. Y comunicar como: “hacer a una persona partícipe de lo que se tiene”, “conversar, tratar con alguien de palabra o por escrito” o “transmitir señales mediante un código común al emisor y al receptor”.

Ahora pregunto entonces ¿nos comunicamos realmente en nuestro día a día?  “Hacer partícipe”, “conversar”, “código común”… Mi respuesta es que la mayoría de las veces no. Y ese, es el principal problema de casi todas, por no decir todas, las relaciones interpersonales, sean laborales o personales.

Comunicarse adecuada y eficazmente, implica tener la intención y voluntad de ser entendido y de entender a la otra parte. De exponer tus puntos de vista y de ver puntos de vista diferentes. De utilizar un lenguaje o un código común, que entiendan las dos partes. De querer solucionar diferencias y no dar nada por hecho o por supuesto. ¿Cuántos conflictos se resolverían conversando? ¿Cuántos procesos se mejorarían en las empresas si hubiese una comunicación real entre personas, departamentos y jerarquías? Con el tú a tú, no con el que me ha dicho que el otro ha dicho … ¡Más café, menos emails y menos dichos que dicen!

Por si quieres o tienes intención real de comunicarte, te dejo unas pautas que te ayudarán en tu día a día:

 

Pautas para una comunicación eficaz

 

El proceso de la comunicación empieza en nuestros pensamientos. Cuando queremos transmitir esos pensamientos a otra persona, los transformamos en palabras, tono de voz y lenguaje corporal. Cuando pensamos en lo que vemos, oímos y sentimos, estamos recreando estas vistas, sonidos y sensaciones internamente, lo estamos representando internamente.

Cuando percibimos el mundo, entonces utilizamos los sentidos externamente para representar internamente esa experiencia. La forma y manera que utilizamos para captar, codificar y almacenar la información en nuestro cerebro (ver, oír, sentir, oler y saborear) se denomina sistema representativo, siendo tres los principales: visual, auditivo y kinestésico.

Lo más habitual es que predomine uno por encima del otro, por lo que conocer cuál es el que utiliza nuestro interlocutor nos ayudará a comunicarnos mucho mejor.

Utilizamos palabras para describir nuestros pensamientos y nuestra experiencia, por lo que el lenguaje que utiliza la otra persona, nos dará indicaciones del sistema representativo que se emplea.

 

  1. Observa qué preferencias de lenguaje tiene tu interlocutor. Fíjate en las palabras que utiliza: Visual (a primera vista, ver, mira esto, aparentemente, etc.), Auditivo (escucha, me suena, me pregunto, etc.) y Kinestésico (sentir, cojo la idea, es un sitio acogedor, la idea tiene fuerza, etc.).

 

  1. Adapta tu discurso, tu presentación o tu conversación en función del estilo o preferencia de lenguaje de tu interlocutor. Si es visual, utiliza imágenes en tus presentaciones o en conversaciones, pon ejemplos en los que haya que imaginar alguna escena para entender mejor lo que quieres decir. De esta forma tu discurso, idea o lo que quieres transmitir, llegará realmente a la otra persona.

 

  1. Escucha para entender. A menudo y sin darnos cuenta, escuchamos para responder y que nuestra respuesta, sea la mejor de todas. Por lo que, en lugar de escuchar para entender lo que realmente nos dice la otra persona, estamos escuchando para contestar, que es lo mismo que no escuchar.

 

  1. Acepta que a veces no tienes razón. Si lo que queremos es entendernos, llegar a acuerdos y mejorar situaciones, no hables para tener razón. Sea cuál sea la relación de poder entre uno y otro, no tiene que imponerse un mensaje por encima de otro, ni uno ser más válido que el otro. Son diferentes perspectivas, ideas o propuestas de mejora. En el momento que haya imposiciones, se acaba el entendimiento y la comunicación.

 

  1. Practica una y otra vez. La práctica es la mejor amiga del éxito. Al principio puede que te cueste, pero poco a poco, tu comunicación mejorará, tus relaciones mejorarán, tu departamento mejorará y tu empresa mejorará. Pero para esto, claro, tiene que haber voluntad.

 

¿Y tú? ¿Te comunicas eficazmente? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

Marta Pintado

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
LAS CLAVES DE LA AUTOCONFIANZA

LAS CLAVES DE LA AUTOCONFIANZA

Por qué a veces te pasa, que cuando estás en tu círculo de confianza, te mueves con soltura, seguro de lo que haces, si miedo a lo que los demás puedan opinar y sientes que eres perfectamente capaz de hacerlo. Sin embargo, en otro entorno en el que no conoces a las personas o profesionales de tu alrededor, pero sí sabes que son profesionales de un cierto prestigio, de repente te haces pequeñito, inseguro de lo que sabes, te sientes desubicado y empiezas a pensar – ¿qué hago yo aquí?

 

Las 2 Claves de la autoconfianza:

 

1. Conocerse:

Todos creemos que nos conocemos, pero en realidad, si no te has ocupado de hacer un profundo ejercicio de autodescubrimiento, es muy difícil que realmente te conozcas en profundidad.

Saber cuáles son tus habilidades, tus valores, tus características personales, tus fortalezas, tus debilidades, tu gestión emocional, qué es lo que haces mejor, qué es lo que haces peor, qué te apasiona, qué no, etc. Y por supuesto, cuál es tu POR QUÉ. Generará la mayor confianza en ti mismo que has podido sentir hasta ahora a lo largo de tu vida. Te sentirás seguro en cualquier entorno o circunstancia que se te presente y no te harás más pequeñito ante los más grandes.

La duda genera desconfianza e inseguridad. Dudar de tus capacidades, de si vas a ser capaz de hacerlo bien o no, por no conocerte lo suficiente, es lo que te lleva a no pensar con claridad, a tener pensamientos de huida y no afrontar la situación con calma y la seguridad que requiere.

 

 2. Reafirmarse:

Una vez que has hecho tu ejercicio de autodescubrimiento y sabes realmente quién eres, reafirmarte en ello a menudo, te ayudará a mantener la confianza y la seguridad en ti mismo a lo largo del tiempo. Ser conscientes de quién somos y reafirmarnos en ello, nos hace capaces de expresarlo con naturalidad. Sabes que lo sabes y cuando crees en ti, tus miedos e inseguridades desaparecen, tu nivel de ansiedad y estrés disminuye y eres capaz de fluir en cualquier circunstancia.

 

Vale la pena que te ocupes de tu desarrollo personal y conocimiento de ti mismo, lo antes posible y puedas vivir tus situaciones desde la serenidad y la confianza.

No hay nada mejor que sentirte capaz en cualquier circunstancia, independientemente de quién nos rodee. Sin miedo, sin ansiedad, sin la preocupación por el qué dirán, siendo nosotros mismos, porque ahora ya sabemos, que nosotros mismos, somos lo suficientemente capaces para estar donde estamos.

¿Y tú? ¿Has descubierto ya quién eres? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

Marta Pintado

¡Quiero 1 Sesión Gratis de Autodescubrimiento de 30 minutos por Skype!

4 + 10 =

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
LA GRAN PREGUNTA

LA GRAN PREGUNTA

Últimamente, tanto en las sesiones de Counseling y Planificación de Carrera como en las de Coaching, la pregunta que siempre utilizo es ¿qué puedes hacer tú para mejorar esta situación? Y es que, nos pasamos la vida quejándonos de lo que nos pasa y de la situación a la que hemos llegado, como si nosotros no tuviéramos nada que ver con las circunstancias, como si fuera algo ajeno que nos ha pasado por arte de magia.

Sí que es verdad, que a veces las circunstancias se escapan de nuestro control y no podemos evitarlo, pero, en la mayoría de las ocasiones, algo podemos hacer para mejorarlo o para cambiarlo.

 

Tres razones por las que preguntarte ¿Qué puedes hacer tú para mejorar esta situación?

 

1. Te responsabilizará de tu situación: Te devolverá, automáticamente, la pelota tu campo. Ahora no vale echar “culpas” fuera, ahora toca cambiar la “culpa” por la RESPONSABILIDAD y ponerte en acción.

2. Te ayudará a ver con claridad lo que te sucede: Tener la responsabilidad de mejorar la situación, te ayudará analizar lo que te está pasando realmente. En este momento, muchas veces, nos damos cuenta que lo malo no es tan malo y que eres perfectamente capaz de cambiarlo.

3. Te conectará con la solución o soluciones: Analizar con responsabilidad tu situación, te abrirá un abanico de opciones de soluciones, que con la pelota de la “culpa” fuera tu campo, no veías. Pensar en cómo puedes mejorar una situación, sea la que sea, pone tu foco en la solución y no en el problema, te devuelve el control que habías cedido y tu capacidad para resolver, cambiar o mejorar aquello que te perturba.

 

Ahora, ya tienes una herramienta más para ayudarte a mantener tu día a día en el mejor estado. Esto no significa que, a partir de ahora, solo te pasen cosas que te gustan. No es que tus circunstancias siempre vayan a ser las más adecuadas. No se trata de que todo siempre sea alegre y divertido.

Se trata de estar activo, de no quedarte paralizado mientras los problemas te pasan por encima, arrinconándote en la queja y el victimismo. Se trata de tomar las riendas de tu vida y por fin… ¡VIVIR!

Así que, pregúntate todas las veces que lo necesites ¿qué puedes hacer tú para mejorar esta situación?

¿A qué esperas?   Recuerda… LA VIDA ES HOY

Marta Pintado

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
LOS 9 IMPRESCINDIBLES QUE NECESITAS PARA CAMBIAR

LOS 9 IMPRESCINDIBLES QUE NECESITAS PARA CAMBIAR

Últimamente, me encuentro con bastantes personas que me cuentan lo que les gustaría cambiar, cambiar de profesión, cambiar de empresa o cambiar su vida en general. Y seguidamente a ese “me encantaría cambiar de…”, le acompaña un “pero” o un “es que”. Un “pero” que, en la mayoría de las ocasiones, es una forma enmascarada de miedo, de comodidad o de excusa, que frena todos nuestros anhelos y sueños de ser quien realmente somos y nos gustaría ser.

Con esto no digo que sea fácil cambiar, pero, como he dicho tantas otras veces, tampoco es dificilísimo ni imposible. Simplemente es un proceso que, si se hace de forma coherente, reflexionada y organizada, se puede conseguir.

 

Los 9 Imprescindibles que necesitas para CAMBIAR:

 

1. Ganas: Sin ganas no hay cambio. Si desde el principio te faltan las ganas, es que hay algo que no está bien y, por lo tanto, lo mejor es parar y descubrir por qué no tienes ganas, qué te bloquea o te está impidiendo comenzar.

2. Confianza: Confiar en ti mismo, en que eres capaz de conseguirlo. Confiar en el proceso, en tu plan, en la vida, en ti. Confiar es fundamental para que puedas realizar todos los pasos con seguridad hasta conseguir lo propuesto.

3. Compromiso: Sin compromiso no hay acción. Comprometerte a realizar todas las acciones necesarias, previamente establecidas, reflexionadas y consensuadas, es imprescindible. Por mucha ayuda externa que tengas, si tú no te comprometes a hacerlo posible, nadie lo podrá hacer por ti. Esto es un cara a cara entre tu cambio y tú.

4. Estar dispuesto a conocerte: ¿Lo estás? Descubrirte es uno de los primeros pasos y de los más importantes para poder cambiar. Si no sabes cómo eres en realidad, cómo vas a saber lo que tienes que adquirir, mejorar y cambiar para conseguir tu sueño. Puede que te sorprenda lo que descubras, puede que te guste o puede que no te guste… Así que, antes de comenzar, contesta a mi pregunta: ¿Estás dispuesto a conocerte?

5. Voluntad para cambiar: La voluntad es el motor que mueve el mundo. Es el componente imprescindible de la Acción. Sin voluntad, todo queda en intención sin realizar, en el quiero y no puedo, y no puedes, porque realmente no hay voluntad, solo hay intención que se evapora y desaparece en el tiempo.

6. Alegría: Pon alegría en todo lo que haces, disfruta de todo el proceso y vivirás tu cambio como una de las mejores experiencias de tu vida. Lo que no vayas a hacer con alegría y entusiasmo, es mejor que no lo hagas. Porque de lo que se trata, es de cambiar para mejorar tu vida y ser un poco más feliz, disfrutando el camino y la experiencia.

7. Tiempo: Cada proceso tiene su tiempo y hay que respetarlo. Aquí no valen las prisas, en este caso, no por mucho correr se llega antes. Cada uno, necesita un tiempo de reflexión, de aceptación y de acción. Y no es el mismo para todos. Es imprescindible, que respetes y aceptes tu tiempo necesario, sin presionarte, sin crearte estrés. Simplemente fluye…

8. Acción: No hay CAMBIO sin ACCIÓN. El imprescindible de los imprescindibles. No hay Talento sin Acción, no hay Arte sin Acción, no hay Música sin Acción, no hay Marketing sin Acción, no hay Vacaciones sin Acción, no hay NADA sin ACCIÓN.

9. Counselor: Es un profesional que te acompaña, te facilita y te ayuda en el proceso de cambio y desarrollo personal. Ya sea, porque quieres realizar un cambio en tu vida o un cambio en tu carrera profesional. Te ayudará a conocerte, a descubrir quién eres y qué quieres hacer realmente en tu vida personal y profesional. Te ayudará planificar todo el proceso de cambio, acompañándote hasta conseguirlo. Te ayudará con tus miedos, tus bloqueos y tus desánimos. Imprescindible si no quieres pasarte la vida cambiando como una veleta sin rumbo ni dirección. Si necesitas uno, puedes consultarme aquí. Y si quieres probar con 1 sesión de 30 minutos por Skype gratis, puedes apuntarte aquí.

¿Y tú?  ¿Quieres hacer algún cambio en tu vida?  ¿Tienes tus 9 Imprescindibles?  ¿A qué esperas?

Recuerda… ¡La Vida es HOY!

By Marta Pintado

¡Quiero 1 Sesión de Counseling de 30 minutos por Skype gratis!

7 + 4 =

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies