LA CARA AMABLE DE LA VIDA

por | Sep 4, 2016 | Cambio, Conocimiento práctico, Inteligencia Emocional | 0 Comentarios

LA CARA AMABLE DE LA VIDAÚltimamente me estoy quejando más de la cuenta. Y digo más de la cuenta porque no quejarnos nada, por muy ideal que parezca, es casi como alcanzar la perfección y eso, de momento, se lo voy a dejar a los grandes maestros. Yo con quejarme muy poquito me vale.

¿Por qué te quejas?

La queja es la manifestación de inconformismo, un resentimiento o un disgusto, que se tiene por algo o por alguien. Si es por algo puntual, uno se queja en ese momento, se gestiona el resentimiento o disgusto y se pasa, es algo aislado. Si no es aislado, sino que entramos en una dinámica de queja continua, sí que debemos de pararnos a pensar, qué y por qué nos disgusta tanto, si realmente es importante o si es porque nos hemos metido en la espiral del inconformismo.

Evidentemente, se entra en la espiral del inconformismo por algo, así que, lo mejor que podemos hacer, es descubrir cuanto antes ese algo y ponernos en marcha para solucionarlo.

A veces podemos solucionarlo rápido y otras veces puede ser un proceso que requiere tiempo. Mientras lo solucionas, lo que sí puedes hacer es…

Mirar la cara amable de la vida

Dicen los maestros que siempre que hagas algo, lo hagas con entusiasmo, porque así, el mensaje que envías al Universo es positivo y te enviará cosas buenas y positivas en tu vida. Se trata, simplemente, de disfrutar de todo lo que hacemos, encontrando y resaltando todo lo bueno de esa acción. ¡Simplemente! Pues sí, simplemente. Porque si no lo vas a poder disfrutar o hacerlo con entusiasmo, mejor no lo hagas…

¿Cómo se mira la cara amable de la vida? ¡Pues mirando! Seguro que, si cada vez que entras en esa espiral de quejas, paras de hacer lo que hacías, das un paseo y respiras, podrás pensar en todo lo bueno de esa misma situación. Aun siendo una situación que no nos gusta nada, podemos sacar algo positivo que nos haya aportado, ya sea un aprendizaje, personas que hemos conocido, un paso intermedio para llegar a algo mejor, etc. Siempre hay algo que agradecer, aunque sea el aprendizaje que nos ha aportado esa experiencia, porque de todo se aprende. Se trata de enfocarnos en lo bueno y no en lo malo.

Esto NO significa que nos quedemos viviendo una y otra vez esa situación que no nos gusta nada. Sino que, mientras estamos en ese proceso de cambio, vivamos las situaciones de la mejor manera posible.

Un ejercicio fácil que puedes probar cuando empieces a quejarte, por eso que ya sabes y que estás cambiando, es el siguiente:

1. Deja de hacer lo que hacías.

2. Si tienes posibilidad, sal a la calle. Si no la tienes, busca algún lugar tranquilo, el lavabo, por ejemplo.

3. Respira profundamente 3 o 4 veces.

4. Piensa en tres cosas positivas, que te han pasado por vivir esa situación, de las que estás agradecido. Y quédate con esa sensación de agradecimiento.

5. Vuelve a lo que hacías…

6. Repetir los puntos anteriores, cada vez que te descubras quejándote por lo mismo.

7. Continuar con tu proceso de cambio.

Esto es como todo, requiere práctica y constancia. ¿Hasta cuándo hay que practicarlo? Siempre…

 

¿Y tú? ¿Sabes ya por qué te quejas? ¿Lo vas a cambiar? ¿A qué esperas?

¡Recuerda! LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies