LOS 9 IMPRESCINDIBLES QUE NECESITAS PARA CAMBIAR

LOS 9 IMPRESCINDIBLES QUE NECESITAS PARA CAMBIAR

Últimamente, me encuentro con bastantes personas que me cuentan lo que les gustaría cambiar, cambiar de profesión, cambiar de empresa o cambiar su vida en general. Y seguidamente a ese “me encantaría cambiar de…”, le acompaña un “pero” o un “es que”. Un “pero” que, en la mayoría de las ocasiones, es una forma enmascarada de miedo, de comodidad o de excusa, que frena todos nuestros anhelos y sueños de ser quien realmente somos y nos gustaría ser.

Con esto no digo que sea fácil cambiar, pero, como he dicho tantas otras veces, tampoco es dificilísimo ni imposible. Simplemente es un proceso que, si se hace de forma coherente, reflexionada y organizada, se puede conseguir.

 

Los 9 Imprescindibles que necesitas para CAMBIAR:

 

1. Ganas: Sin ganas no hay cambio. Si desde el principio te faltan las ganas, es que hay algo que no está bien y, por lo tanto, lo mejor es parar y descubrir por qué no tienes ganas, qué te bloquea o te está impidiendo comenzar.

2. Confianza: Confiar en ti mismo, en que eres capaz de conseguirlo. Confiar en el proceso, en tu plan, en la vida, en ti. Confiar es fundamental para que puedas realizar todos los pasos con seguridad hasta conseguir lo propuesto.

3. Compromiso: Sin compromiso no hay acción. Comprometerte a realizar todas las acciones necesarias, previamente establecidas, reflexionadas y consensuadas, es imprescindible. Por mucha ayuda externa que tengas, si tú no te comprometes a hacerlo posible, nadie lo podrá hacer por ti. Esto es un cara a cara entre tu cambio y tú.

4. Estar dispuesto a conocerte: ¿Lo estás? Descubrirte es uno de los primeros pasos y de los más importantes para poder cambiar. Si no sabes cómo eres en realidad, cómo vas a saber lo que tienes que adquirir, mejorar y cambiar para conseguir tu sueño. Puede que te sorprenda lo que descubras, puede que te guste o puede que no te guste… Así que, antes de comenzar, contesta a mi pregunta: ¿Estás dispuesto a conocerte?

5. Voluntad para cambiar: La voluntad es el motor que mueve el mundo. Es el componente imprescindible de la Acción. Sin voluntad, todo queda en intención sin realizar, en el quiero y no puedo, y no puedes, porque realmente no hay voluntad, solo hay intención que se evapora y desaparece en el tiempo.

6. Alegría: Pon alegría en todo lo que haces, disfruta de todo el proceso y vivirás tu cambio como una de las mejores experiencias de tu vida. Lo que no vayas a hacer con alegría y entusiasmo, es mejor que no lo hagas. Porque de lo que se trata, es de cambiar para mejorar tu vida y ser un poco más feliz, disfrutando el camino y la experiencia.

7. Tiempo: Cada proceso tiene su tiempo y hay que respetarlo. Aquí no valen las prisas, en este caso, no por mucho correr se llega antes. Cada uno, necesita un tiempo de reflexión, de aceptación y de acción. Y no es el mismo para todos. Es imprescindible, que respetes y aceptes tu tiempo necesario, sin presionarte, sin crearte estrés. Simplemente fluye…

8. Acción: No hay CAMBIO sin ACCIÓN. El imprescindible de los imprescindibles. No hay Talento sin Acción, no hay Arte sin Acción, no hay Música sin Acción, no hay Marketing sin Acción, no hay Vacaciones sin Acción, no hay NADA sin ACCIÓN.

9. Counselor: Es un profesional que te acompaña, te facilita y te ayuda en el proceso de cambio y desarrollo personal. Ya sea, porque quieres realizar un cambio en tu vida o un cambio en tu carrera profesional. Te ayudará a conocerte, a descubrir quién eres y qué quieres hacer realmente en tu vida personal y profesional. Te ayudará planificar todo el proceso de cambio, acompañándote hasta conseguirlo. Te ayudará con tus miedos, tus bloqueos y tus desánimos. Imprescindible si no quieres pasarte la vida cambiando como una veleta sin rumbo ni dirección. Si necesitas uno, puedes consultarme aquí. Y si quieres probar con 1 sesión de 30 minutos por Skype gratis, puedes apuntarte aquí.

¿Y tú?  ¿Quieres hacer algún cambio en tu vida?  ¿Tienes tus 9 Imprescindibles?  ¿A qué esperas?

Recuerda… ¡La Vida es HOY!

By Marta Pintado

¡Quiero 1 Sesión de Counseling de 30 minutos por Skype gratis!

13 + 3 =

CÓMO ORGANIZAR TU DÍA A DÍA

CÓMO ORGANIZAR TU DÍA A DÍA

El otro día hablando con un amigo por teléfono, una de mis primeras frases fue -Lo siento estoy haciendo tantas cosas que no te he contestado. Y mi sensación a la vez, fue más de agobio que de alegría. A lo que él me contestó -¿Sabes lo bien que sienta decir que no? ¡Yo estoy feliz! Inmediatamente en mi cabeza apareció la palabra “revisión” como en un letrero luminoso, que no paraba de parpadear.

“Revisión”, de todo lo que haces o de todos los proyectos o trabajos a los que te has comprometido, es el primer paso para organizar tu día a día satisfactorio. Y es que, a menudo vamos diciendo si a todo, sin pararnos a pensar en qué momento lo vamos a encajar en nuestro día, solo porque nos encanta o parece una buena oportunidad que hay que aceptar sí o sí. Entonces vamos llenando nuestra vida de “tengo que” en lugar de “me encanta hacer”. Es cierto, que todo, absolutamente todo sea “me encanta hacer”, es casi una utopía. Pero del casi todo al casi nada o nada, hay una gran diferencia. Diferencia que marca que nuestro día a día sea bueno o malo, agradable o desagradable, alegre o triste… Que al final del día te encuentres mal y estresado o bien y satisfecho. Una grandísima diferencia.

¿Cómo saber si aceptar un nuevo proyecto?

Lo primero de todo, como hemos dicho antes, es revisar todo lo que hacemos a lo largo de nuestro día. Después lo que haremos será analizar y organizar. Así que coge lápiz y papel que empezamos.

Revisar:

  1. Haz una lista de todo lo que haces en tu día. Todo es todo, desde ducharte por la mañana, sacar al perro, hacer ejercicio, proyectos, trabajos, etc. Tanto lo que haces como profesional, como lo que haces en tu vida personal. Incluye dormir, que también forma parte de nuestro día.
  2. Indica, en cada acción, el tiempo que necesitas para realizarlo. Incluso puedes ponerlo en un calendario diario para verlo mejor.
  3. Cataloga cada cosa en “me gusta” o “no me gusta”.
  4. Cataloga cada cosa en “por gusto” o “por necesidad”.
  5. ¿Cuántas acciones tienes con un “me gusta”? ¿Cuántas con un “no me gusta”?
  6. De las acciones con “no me gusta” ¿Cuántas con un “por necesidad”?

Organizar:

¿Cuánto tiempo te queda libre?

Fíjate primero en el tiempo que te queda libre. Ser conscientes de esto, nos ayudará a la hora de decidir si nos comprometemos con un proyecto nuevo o no. Si es un buen proyecto o una buena oportunidad, pregunta cuánto tiempo te va a llevar realizarlo. Sabiendo el tiempo que te ocupará y el que tienes disponible, estarás en condiciones de comprometerte y realizarlo satisfactoriamente o no.

¿No tienes tiempo disponible o te falta tiempo? ¡Haz hueco!

Si no te queda tiempo libre, queremos tener más, o no tenemos tiempo ni para lo que nos hemos comprometido, analiza las cosas que haces una por una:

  • Si “no te gustan” y no son “por necesidad”, elimínalas.
  • Observa, de las que “no te gustan” y son “por necesidad”, cuánto tiempo te ocupan, cuál es la necesidad y si esta necesidad es real o podríamos prescindir de ella. Normalmente suele ser una necesidad económica y éstas, suelen ser las que nos ocupan el mayor tiempo de nuestra vida. Si es así, es que tu trabajo no está muy alineado con tus talentos, valores y características ¿Podrías cambiar esta fuente de ingresos por otra que te aportase los mismos recursos económicos y no te ocupase tanto tiempo o pasase a ser un “me gusta”?
  • De las catalogadas como “me gustan”, son realmente así o puedes prescindir de alguna y dejar tiempo a otras que te aporten más satisfacción o buenas oportunidades.

¡Los imprescindibles!

Si realmente quieres tener un día a día satisfactorio, hay que buscar el equilibrio entre lo profesional y lo personal, y entre el “por necesidad” y el “por gusto”. Incluye siempre en tus días:

  • Tiempo para ti.
  • Tiempo para tu pareja, hijos, familia, amigos.
  • Tiempo para tu salud, deporte, actividad artística, creativa, lúdica.
  • Tiempo para dormir y descansar.
  • Tiempo para recursos económicos.
  • Tiempo para proyectos que te apasionen o grandes oportunidades de mejora.
  • Tiempo libre, para dejar hueco a sorpresas, a actividades nuevas o simplemente… ¡A no hacer nada!

Todo siempre en equilibrio y encontrando buenas combinaciones entre todas, hará que al final del día te encuentres bien y satisfecho y no mal y estresado.

¿Y tú?  ¿Cómo te sientes al final del día?  ¿Has encontrado ya tu Arte?  El Arte Que Llevas Dentro  ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

PREGUNTAS QUE TODO LÍDER DEBE HACER A SU EQUIPO

PREGUNTAS QUE TODO LÍDER DEBE HACER A SU EQUIPO

PREGUNTAS DE LIDERComo ya he comentado en muchos otros post, las empresas son personas. Si las personas que forman la empresa son saludables, responsables, competentes y felices, además de sentirte muy afortunado, como empresario o director, tienes muchas posibilidades de alcanzar el deseado éxito. ¿De qué dependerá entonces? De cómo trates, dirijas, gestiones y alimentes (impulses su desarrollo), a todas y cada una de las personas que componen tu empresa (o tu departamento). Ese, es el trabajo más importante y capacidad más importante o más bien imprescindible, que tiene que tener y desarrollar un líder. Y no solo el Presidente o CEO, sino todas las personas de las cuales dependen el trabajo de otras, coordinadores, jefes de equipo, directores, etc. Porque si en algún eslabón (o líder) de la cadena falla, tira por tierra el trabajo tanto de los que están por arriba como de los que están por debajo.

¿Conoces realmente a tus empleados? ¿Con qué sueñan? ¿Quién son? ¿Qué quieren ser? ¿Cómo les gustaría trabajar? ¿Dónde quieren llegar?

Hace poco una amiga me comentó que su jefa no sabía ni la edad que tenía, se enteró porque fue su cumpleaños… ¿Cómo puedes dirigir a alguien que no conoces, que no sabes su historia, su experiencia y ni si quiera su edad?

 

PREGUNTAS QUE PUEDES O DEBES HACER A TU EQUIPO

 

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de tu trabajo diario? ¿Por qué?

De toda la variedad de acciones o tareas que se realizan diariamente en un departamento, seguro que hay unas que le gustan más, tenga más capacidad para realizarlas y obtenga mejores resultados y otras que no. ¿Puedes reorganizar el departamento en función de las capacidades de las personas que forman tu equipo? Además de optimizar el trabajo, también contribuyes en la felicidad laboral de tus empleados y un empleado capaz y feliz… ¡Obtiene mejores resultados!

 

¿Qué es lo que quieres estar haciendo dentro de 2 años? ¿Por qué?

Además de conocer su bagaje y experiencia laboral, que esto se debería dar por hecho, saber cuáles son sus metas y cuál es su objetivo a corto y medio plazo, te ayudará a entender y a saber qué es lo que le motiva y qué proyectos desarrollará mejor, porque tienen significado para su desarrollo profesional. Si además le ayudas y le impulsas a alcanzar sus metas estarás contribuyendo a su desarrollo y, por lo tanto, al desarrollo general de la empresa.

 

¿Cómo puedes realizar mejor tu trabajo? ¿Qué cambiarías? ¿Por qué?

La persona que realiza el trabajo es la que mejor sabe qué se encuentra cada día. Qué trabas, problemas, impedimentos, herramientas necesarias, qué funciona, qué no, cómo solucionarlo, qué es obsoleto, qué hace la competencia, cómo mejorarlo, etc. ¿Por qué no preguntarle? Si las personas que trabajan son responsables y capaces, y por eso están ahí… ¿No crees que podrían ayudarte a mejorar todos y cada uno de los procesos? ¿No crees que se merecen participar en cómo desarrollar su trabajo?

“No tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer.” Steve Jobs.

 

¿En qué horario y lugar desarrollarías mejor tu trabajo? ¿Por qué?

Hay trabajos que no requieren hacerlo en un horario y lugar fijo y establecido. Sobre todo, los trabajos por resultados o que requieren diferentes horas a lo largo del día. Si tus trabajadores son responsables (de ahí partimos), por qué no darles flexibilidad de tiempo y espacio. Hoy en día con un móvil y un portátil puedes trabajar desde donde quieras y cuando quieras. Y probablemente, serían más productivos y utilizarían las horas, de la forma más adecuada para lograr sus resultados. Unos días requerirán más tiempo y otros días menos.

 

¿En qué espacio sentirías bien trabajando? ¿Por qué?

A otra amiga, le han cambiado 4 veces de oficina, con obras de por medio, y ni si quiera le han preguntado en qué espacio se sentiría mejor trabajando y le ayudaría a realizar mejor su trabajo. Alguien ha decidido por ella 4 veces sin preguntarla, y en esta cuarta, tampoco ha acertado con el espacio más adecuado que requiere su trabajo. No todos los trabajos requieren los mismos espacios, ni responden a las modas del último grito en diseño de espacios laborales.

A veces, no es necesario que personas del mismo departamento, trabajen en el mismo lugar unos al lado de otros. Sería más enriquecedor poder compartir espacios con personas de otros departamentos diferentes. Incluso poder cambiar de sitio libremente…

 

¿Con quién te gustaría trabajar? ¿Por qué?

Tanto compañeros como directores o jefes directos. Una pregunta que nos puede dar mucha información, acerca de la motivación de todas las personas que trabajan en la empresa y de sus líderes. Muy necesaria, si queremos desarrollar e impulsar buenos equipos.

“Don’t pick a job. Pick a boss. Your first boss is probably the biggest factor in your career success. A boss who doesn’t trust you won’t give you opportunities to grow. A boss who’s too easy on you won’t drive you to improve. When you accept your first job, you’re hiring a tutor to teach you about work. Be sure to hire wisely.” William Raduchel (Vice President of Corporate Planning and Development, and CIO. Sun Microsystems. Palo Alto. California).

 

En realidad, son preguntas muy sencillas y muy básicas. Son las famosas el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y el con quién. Acompañadas por su puesto con el por qué, que nos da las verdaderas razones y la información necesaria, de si la respuesta a las preguntas es reflexionada y coherente.

Además de eso, si de vez en cuando, te tomas un café y hablas con las personas que trabajan en tu departamento o empresa, seguro que descubres historias maravillosas, que hacen a cada uno ser quien es. Y, si estás muy atento, incluso llegar a descubrir, qué es lo que realmente podrían llegar a ser y cómo podrías tú ayudarles.

¿Y tú? ¿Sabes quién quieres ser? ¿A qué esperas?

¡Recuerda! LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

¿ESTANCADO? ALGUNOS PASOS PARA AVANZAR

¿ESTANCADO? ALGUNOS PASOS PARA AVANZAR

ESTANCADO Hace unos días, cuando analizábamos si te gustaba tu trabajo, una de las preguntas que te hacía era, si querías seguir haciendo las mismas acciones en tu trabajo o si querías avanzar o moverte en alguna dirección. Otra era, si tus acciones o tareas son suficientes para ti o si por el contrario te sentías estancado…

¿Te sientes estancado?

No está mal descubrirlo y reconocerlo, porque ese es el primer requisito para empezar a dar los pasos para avanzar. El segundo, por su puesto, es querer avanzar y el tercero, diseñar una estrategia para avanzar.

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy, te acerca al lugar en el que quieres estar mañana” Walt Disney

Los tres pasos son completamente imprescindibles. Si no descubro y reconozco que estoy estancado, realmente quiero salir de ahí y avanzar, no comenzaré nunca a desarrollar una estrategia, que me lleve donde quiero estar.

¿Una estrategia? Pues sí, una estrategia. Acciones meditadas y encaminadas a lograr un fin determinado. En nuestro caso avanzar y estar donde quiero estar. Y como nos referimos a nuestro estado laboral, nuestra estrategia es una estrategia de desarrollo profesional. ¿Y cómo hago esto? Te dejo algunos pasos para que empieces…

 

¿Cómo hacer una estrategia de desarrollo profesional?

 

1. Qué quiero conseguir. Lo primero que tenemos que saber es… ¿Qué profesional quiero ser? Para descubrirlo te puede ayudar hacer una reflexión que encontrarás haciendo click AQUÍ.

2. ¿Tienes todo lo que necesitas para ser el profesional que quieres ser? Analiza qué se necesita, qué tienes y qué te falta. Para saber qué es lo que se necesita, puedes buscar qué demandan las empresas que buscan profesionales como tú. En sus anuncios suelen poner todos los requisitos, tanto de formación como habilidades, que quieren que tenga el profesional que trabaje para ellos. ¿Las tienes? ¿Las puedes adquirir? ¡Ponte a ello!

3. ¿En qué eres el mejor? ¿Qué cosas haces tú mejor que la mayoría de la gente? Buscar en qué eres único, te puede dar esa ventaja competitiva a la hora de conseguir un contrato, un puesto o un ascenso.

4. ¿Para qué empresa o empresas quiero trabajar? La reflexión del post anterior de “La Empresa Ideal” te puede ayudar. A partir de ahí investiga las empresas que se parecen a tu empresa ideal. Si te quieres quedar en tu empresa, averigua en qué otros departamentos puedes desarrollar tu carrera profesional.

Tanto para este punto, como para los dos anteriores, te pueden ayudar el punto 3 y 4 del post que puedes leer AQUÍ.

5. ¿Qué personas pueden ayudarme a lograr mi objetivo? Puedes buscar un mentor, alguien que te ponga en contacto con la empresa para la que quieres trabajar, alguien que te ayude a adquirir un conocimiento o habilidad que necesitas, etc. Hacer contactos con personas que te pueden acercar a donde quieres estar, te ayudará en tu camino. Linkedin, eventos con posibilidad de networking, comentar tus ideas con amigos o gente cercana, entre otras, son acciones a través de las que podemos generar nuevos contactos.

6. Temporaliza. Ha llegado el momento de poner fechas a todos los pasitos que vamos a ir dando. Y digo pasitos, porque es mucho más fácil dividir las metas en logros pequeños y fáciles de conseguir, que querer alcanzar mucho, desanimarnos y procrastinar por el camino:

  • Haz una lista de todo aquello que necesitas, todo lo que tienes que aprender, habilidades a adquirir, etc. Piensa cómo lo vas a conseguir y pon fechas.
  • ¿Qué acciones vas a hacer para acercarte a las empresas para las que quieres trabajar? Haz una lista de acciones que puedes realizar y pon fechas.
  • Si te interesa quedarte en tu empresa y cambiarte de departamento, piensa qué podrías hacer para lograr el cambio o la promoción. Pon fechas a tus acciones.
  • ¿Cómo y cuándo vas a establecer contacto con las personas clave que necesitas?

7. Haz un planning. Haz un calendario, en una hoja lo suficientemente grande para que lo veas claro, y pon ahí todos tus logros a conseguir, con sus pequeñas acciones que has pesado en el punto anterior. Cuélgalo en un lugar que veas todos los días.

8. ¡Ponte en marcha!

Estos son los pasos que yo te propongo, como siempre, puedes añadir o cambiar todos los pasos que creas necesarios, es tu estrategia… ¡Decides TÚ!

¿Te ha servido de ayuda? Si necesitas más, puedes contactar conmigo AQUÍ.

 

¿Y tú? ¿Has descubierto ya tu Arte? El Arte que llevas dentro… ¿A qué esperas?

¡Recuerda!… TU VIDA ES HOY

By Marta Pintado

DE VUELTA: REFLEXIONES ÚTILES AL VOLVER DE TUS VACACIONES

DE VUELTA: REFLEXIONES ÚTILES AL VOLVER DE TUS VACACIONES

DE VUELTA Ya se va acercando el momento de hacer las maletas y decir hasta pronto a nuestras queridas vacaciones. Momento de volver a casa y volver a… ¡Trabajar!

¿Qué sientes cuando piensas que se acaban las vacaciones y vuelves a trabajar? Emoción, alegría, indiferencia, tranquilidad, tristeza… ¿Es un sentimiento agradable o por el contrario sientes como si se te encogiese el estómago al pensarlo?

Si es un sentimiento agradable, es perfecto. Has descansado, te has renovado y recargado de energía. Ya estás preparado y con ganas de volver a ponerte en marcha en tus proyectos profesionales. Si lo que sientes es cómo se te encoge el estómago solo de pensarlo… Es un buen momento para que reflexiones y analices qué está pasando en tu vida laboral.

Este sentimiento, digamos de incomodidad o de desagrado, al pensar en volver a trabajar, puede ser, entre otros, por dos motivos:

  1. No has descansado bien, no han sido las vacaciones reparadoras y energizantes de tus sueños o necesitas unos días más, por lo intensas que han sido tus vacaciones.
  2. Algo no va bien en tu vida profesional.

Si te relacionas con el motivo 1. Plantéate cómo son tus vacaciones. Si tus días de vacaciones son “tus días perfectos”, en los que realmente haces lo que quieres hacer, o si por el contrario siguen llenos de obligaciones y acciones que nos agotan mental, espiritual y físicamente.  Si sientes que necesitas más días, quizás podrías organizar los días de vacaciones de otra forma que te permita llegar totalmente renovado.

Si te relacionas con el motivo 2. Como hemos dicho antes, es un buen momento para que analices qué está pasando en tu vida profesional. Pregúntate si haces realmente lo que te gusta, de qué forma trabajas, con quién trabajas, dónde… Como ya he contado en otros post, a veces trabajamos en algo que nos encanta, pero no en las condiciones que están alineadas con nosotros. Esto hace que el trabajo de nuestros sueños se pueda convertir, exagerando mucho, en nuestra peor pesadilla.

 

¿Cómo puedo analizar qué está pasando en mi vida profesional?

 

Coge un lápiz y un papel. Busca un lugar tranquilo, ese rinconcillo favorito en el que te sientes en paz. Y una vez allí, sigue leyendo…

Vamos a reflexionar, sobre todo, o casi todo, lo que nos puede influir en nuestro trabajo. Para ello contesta con todo detalle a las siguientes preguntas:

 

Nuestro trabajo:

Si aíslas el trabajo que realizas, de la empresa para la que lo realizas, de todo lo que te rodea dentro de la empresa y solo piensas en las acciones que realizas a lo largo de tu día laboral:

¿Te gusta todo lo que haces?

¿Qué acciones o tareas son las que te gustan más? Descríbelas.

¿Cuáles son las que menos te gustan? Descríbelas.

¿Cuáles son las que no te gustan nada? Descríbelas.

¿Son más las que más te gustan o las que no te gustan nada? ¿Cuáles son más importantes en tu trabajo, las que más o las que menos te gustan?

Si pesan más o son más importantes las que más te gustan y menos importantes o menos cantidad, las acciones que no te gustan. Aparentemente tu trabajo te gusta, las acciones que realizas a lo largo del día te gustan, hasta aquí estarías bien con tu acciones o tu profesión. Ahora la pregunta que vendría es:

¿Quieres seguir haciendo esas acciones o quieres avanzar o moverte en alguna otra dirección?

¿Te sientes bien con esas acciones? ¿Son suficientes para ti o te sientes estancado?

Si te sientes estancado podrías plantearte hacer una estrategia de desarrollo profesional.

Si por el contrario pesan más y son más cantidad las acciones que no te gustan, ahí tienes un por qué se te encoge el estómago. Quizás, un planteamiento de cambio de carrera profesional, te vendría bien comenzar a hacerlo en este momento.

 

Los Cambios:

Los cambios dentro de una empresa pueden influir de forma positiva o negativa sobre nosotros, depende de cómo sean esos cambios y cómo los aceptemos nosotros mismos. La empresa son personas, por lo que un cambio en un Director, Jefe directo, CEO, etc. Puede influirnos de manera considerable, positiva o negativamente.

¿Ha habido algún cambio de espacios o de lugar de trabajo? ¿Ha cambiado la forma de trabajar o realizar alguna acción? ¿Ha habido algún cambio de personal en la empresa que puedas considerar importante? ¿Cómo te han afectado estos cambios a ti?

 

La Empresa:

Puede ser que nuestro trabajo nos encante, como ya hemos dicho, pero la empresa para la que trabajamos, no esté alineada con nosotros, con nuestros valores, con nuestra cultura, con nuestra forma de trabajar, etc.

Vamos a analizar todo, o casi todo, aquello que nos encontramos, lo que vivimos y con lo que nos relacionamos, cuando entramos por la puerta de la empresa donde o para la que trabajamos.  Para ello primero piensa, si trabajase para la empresa ideal, esta sería… Descríbela. Responder con todo detalle a las siguientes preguntas te ayudará:

La empresa ideal:

¿Qué valores tiene? ¿Hay posibilidad de desarrollo profesional? ¿Es ágil o muy burocrática? ¿Cómo es su cultura interna?

Espacio ideal y recursos:

¿Cómo es el sitio donde trabajas? ¿Tiene luz natural? ¿Te sientes cómodo en tu sitio? ¿Te gusta trabajar desde allí? ¿Puedes trabajar desde cualquier lugar? ¿Tienes todo el material que necesitas para realizar tu trabajo?

Jefe ideal:

¿Cómo es tu relación con tu jefe? ¿Hay comunicación? ¿Os entendéis bien? ¿Es una persona cercana? ¿Es un buen líder? ¿Tiene conocimientos amplios sobre su trabajo? ¿Te apoya en tus decisiones? ¿Te permite desarrollar tu talento y tus conocimientos? ¿Comparte los éxitos? ¿Apoya tu desarrollo profesional? ¿Aprendes de él?

Equipo ideal:

¿Cómo son tus compañeros de trabajo? ¿Cómo te relacionas con ellos? ¿Compartes tareas? ¿Tu trabajo depende del trabajo de alguno de ellos? ¿Te gusta trabajar con tus compañeros? ¿Es un buen equipo de trabajo?

Horarios y flexibilidad:

¿Hay flexibilidad de horarios? ¿Puedes elegir tu horario?

Salario:

¿Te consideras bien pagado? ¿Hay posibilidad de aumento de salario? ¿Hay incentivos por resultados? ¿Hay algún tipo de beneficio económico por trabajar para esa empresa?

 

A continuación, responde a estas mismas preguntas, pensando en la empresa para la que trabajas.

 

Lee tus respuestas, tanto de tu empresa ideal como de tu empresa actual y compara las respuestas. ¿Son muy diferentes tus respuestas de la empresa ideal y la empresa para la que trabajas?

En cada uno de los grupos de preguntas ¿cuáles pesan más, las respuestas negativas o las positivas? ¿Podrías trabajar a gusto a pesar de las respuestas negativas? ¿Podrías modificar tú algo para que mejorase alguna de tus respuestas negativas?

Te puede ayudar hacer dos listados paralelos de las respuestas de ambas empresas o uno de respuestas positivas y otro paralelo de respuestas negativas, para la comparación.

Si son más las negativas o son más importantes, ahí ya tienes otro por qué se te encoge el estómago cada vez que piensas en volver de tus vacaciones. Y como en el apartado anterior, el plantearte un cambio podría mejorar tu vida en general, porque tu vida laboral afecta a tu vida personal, a tu salud y a los que te rodean. Y digo cambio, como cambio con estrategia y sentido, no a lo loco de la noche a la mañana en un cambio por salir corriendo, que nos puede llevar a Malagón.

Espero haberte ayudado, aunque sea un poquito y si necesitas más puedes hacer click AQUÍ.

¿Y tú? ¿Has descubierto ya Tu Arte? El Arte que llevas dentro… ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

¿QUÉ PROFESIONAL QUIERES SER?

¿QUÉ PROFESIONAL QUIERES SER?

Que profesional quieres serDecidir qué profesional quieres ser es una situación que puedes vivir en varias ocasiones a lo largo de tu vida. Todo comienza con la elección de los estudios Universitarios o estudios de Ciclo Formativo Superior, una decisión normalmente difícil,  primero por la edad que en esos momentos se tiene y después, por no saber cómo hacerlo, a no ser que se tenga una vocación muy clara, lo cual por desgracia, pasa en pocos jóvenes.

Y aquí es cuando yo pregunto… ¿Nos ocupamos realmente de informar y orientar a los jóvenes en esta importante decisión?

Desde los Centros Educativos, los departamentos de orientación, entre otras acciones, organizan ferias universitarias en los propios colegios, charlas, talleres, les llevan a ferias externas donde van numerosas universidades, etc. Pero aun así, les oyes comentar a los propios orientadores –es que están tan perdidos… –No saben qué hacer… Y es que al final, con todas estas acciones se cumple con la parte de informar pero no con la de orientar. La orientación es algo que va más allá y que si queremos cumpla su objetivo, tiene que ser personalizada. Algo que desde los departamentos de orientación de los Centros Educativos, no alcanzan por falta de recursos humanos y tiempo.

Es bastante sorprendente, como la mayoría de los centros privados y públicos invierten recursos en todo tipo de tecnología, pizarras digitales, ordenadores, instalaciones, actividades extraescolares, etc. Y en algo tan importante como ayudar a los alumnos a descubrir quiénes son y qué profesional quiere ser, lo reduzcan a un departamento de una sola persona, para varios cursos y varias etapas escolares.

Sin entrar en más polémica, ante esta situación, merece la pena no quedarse en la queja y buscar soluciones. Una de ellas es muy clara, acudir a un Orientador Profesional por tu cuenta. En España, no estamos acostumbrados a contratar a Orientadores Profesionales, no sé por qué, pensamos que este servicio tiene que ser gratuito, cuando en muchísimos países de Europa, Estados Unidos y América Latina, es una profesión muy valorada, reconocida, bien remunerada y muy utilizada en diferentes etapas de la vida de un profesional. Una buena inversión, si pensamos en que muchos de los abandonos y fracasos de alumnos universitarios, con su correspondiente coste para las administraciones y para los padres, se hubiesen evitado, si estos jóvenes hubieran recibido una buena y especializada orientación profesional en su momento. Por no hablar del gran número de trabajadores frustrados, a los que no les gusta nada su profesión y siguen ahí infelices, ocupando un puesto, por no saber qué otra cosa pueden hacer en su vida.

Mientras piensas en acudir o no a un Profesional de la Orientación, os dejo unas reflexiones para ayudaros en vuestra decisión…

 

7 Post que te ayudarán a descubrirte:

¿Quién eres?

¿De qué modo eres inteligente?

¿Cómo encontrar Tu Arte?

Tu mejor proyecto ¡TÚ!

7 Consejos para escoger qué estudiar

7 Consejos para elegir Universidad

Acciones que conducen al éxito

 

¿Y tú? ¿Has descubierto ya cuál es Tu Arte? El Arte que Llevas Dentro.

¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies