DE VUELTA: REFLEXIONES ÚTILES AL VOLVER DE TUS VACACIONES

por | Ago 17, 2016 | Autoconocimiento, Cambio, Descubrir, Orientación Profesional

DE VUELTA Ya se va acercando el momento de hacer las maletas y decir hasta pronto a nuestras queridas vacaciones. Momento de volver a casa y volver a… ¡Trabajar!

¿Qué sientes cuando piensas que se acaban las vacaciones y vuelves a trabajar? Emoción, alegría, indiferencia, tranquilidad, tristeza… ¿Es un sentimiento agradable o por el contrario sientes como si se te encogiese el estómago al pensarlo?

Si es un sentimiento agradable, es perfecto. Has descansado, te has renovado y recargado de energía. Ya estás preparado y con ganas de volver a ponerte en marcha en tus proyectos profesionales. Si lo que sientes es cómo se te encoge el estómago solo de pensarlo… Es un buen momento para que reflexiones y analices qué está pasando en tu vida laboral.

Este sentimiento, digamos de incomodidad o de desagrado, al pensar en volver a trabajar, puede ser, entre otros, por dos motivos:

  1. No has descansado bien, no han sido las vacaciones reparadoras y energizantes de tus sueños o necesitas unos días más, por lo intensas que han sido tus vacaciones.
  2. Algo no va bien en tu vida profesional.

Si te relacionas con el motivo 1. Plantéate cómo son tus vacaciones. Si tus días de vacaciones son “tus días perfectos”, en los que realmente haces lo que quieres hacer, o si por el contrario siguen llenos de obligaciones y acciones que nos agotan mental, espiritual y físicamente.  Si sientes que necesitas más días, quizás podrías organizar los días de vacaciones de otra forma que te permita llegar totalmente renovado.

Si te relacionas con el motivo 2. Como hemos dicho antes, es un buen momento para que analices qué está pasando en tu vida profesional. Pregúntate si haces realmente lo que te gusta, de qué forma trabajas, con quién trabajas, dónde… Como ya he contado en otros post, a veces trabajamos en algo que nos encanta, pero no en las condiciones que están alineadas con nosotros. Esto hace que el trabajo de nuestros sueños se pueda convertir, exagerando mucho, en nuestra peor pesadilla.

 

¿Cómo puedo analizar qué está pasando en mi vida profesional?

 

Coge un lápiz y un papel. Busca un lugar tranquilo, ese rinconcillo favorito en el que te sientes en paz. Y una vez allí, sigue leyendo…

Vamos a reflexionar, sobre todo, o casi todo, lo que nos puede influir en nuestro trabajo. Para ello contesta con todo detalle a las siguientes preguntas:

 

Nuestro trabajo:

Si aíslas el trabajo que realizas, de la empresa para la que lo realizas, de todo lo que te rodea dentro de la empresa y solo piensas en las acciones que realizas a lo largo de tu día laboral:

¿Te gusta todo lo que haces?

¿Qué acciones o tareas son las que te gustan más? Descríbelas.

¿Cuáles son las que menos te gustan? Descríbelas.

¿Cuáles son las que no te gustan nada? Descríbelas.

¿Son más las que más te gustan o las que no te gustan nada? ¿Cuáles son más importantes en tu trabajo, las que más o las que menos te gustan?

Si pesan más o son más importantes las que más te gustan y menos importantes o menos cantidad, las acciones que no te gustan. Aparentemente tu trabajo te gusta, las acciones que realizas a lo largo del día te gustan, hasta aquí estarías bien con tu acciones o tu profesión. Ahora la pregunta que vendría es:

¿Quieres seguir haciendo esas acciones o quieres avanzar o moverte en alguna otra dirección?

¿Te sientes bien con esas acciones? ¿Son suficientes para ti o te sientes estancado?

Si te sientes estancado podrías plantearte hacer una estrategia de desarrollo profesional.

Si por el contrario pesan más y son más cantidad las acciones que no te gustan, ahí tienes un por qué se te encoge el estómago. Quizás, un planteamiento de cambio de carrera profesional, te vendría bien comenzar a hacerlo en este momento.

 

Los Cambios:

Los cambios dentro de una empresa pueden influir de forma positiva o negativa sobre nosotros, depende de cómo sean esos cambios y cómo los aceptemos nosotros mismos. La empresa son personas, por lo que un cambio en un Director, Jefe directo, CEO, etc. Puede influirnos de manera considerable, positiva o negativamente.

¿Ha habido algún cambio de espacios o de lugar de trabajo? ¿Ha cambiado la forma de trabajar o realizar alguna acción? ¿Ha habido algún cambio de personal en la empresa que puedas considerar importante? ¿Cómo te han afectado estos cambios a ti?

 

La Empresa:

Puede ser que nuestro trabajo nos encante, como ya hemos dicho, pero la empresa para la que trabajamos, no esté alineada con nosotros, con nuestros valores, con nuestra cultura, con nuestra forma de trabajar, etc.

Vamos a analizar todo, o casi todo, aquello que nos encontramos, lo que vivimos y con lo que nos relacionamos, cuando entramos por la puerta de la empresa donde o para la que trabajamos.  Para ello primero piensa, si trabajase para la empresa ideal, esta sería… Descríbela. Responder con todo detalle a las siguientes preguntas te ayudará:

La empresa ideal:

¿Qué valores tiene? ¿Hay posibilidad de desarrollo profesional? ¿Es ágil o muy burocrática? ¿Cómo es su cultura interna?

Espacio ideal y recursos:

¿Cómo es el sitio donde trabajas? ¿Tiene luz natural? ¿Te sientes cómodo en tu sitio? ¿Te gusta trabajar desde allí? ¿Puedes trabajar desde cualquier lugar? ¿Tienes todo el material que necesitas para realizar tu trabajo?

Jefe ideal:

¿Cómo es tu relación con tu jefe? ¿Hay comunicación? ¿Os entendéis bien? ¿Es una persona cercana? ¿Es un buen líder? ¿Tiene conocimientos amplios sobre su trabajo? ¿Te apoya en tus decisiones? ¿Te permite desarrollar tu talento y tus conocimientos? ¿Comparte los éxitos? ¿Apoya tu desarrollo profesional? ¿Aprendes de él?

Equipo ideal:

¿Cómo son tus compañeros de trabajo? ¿Cómo te relacionas con ellos? ¿Compartes tareas? ¿Tu trabajo depende del trabajo de alguno de ellos? ¿Te gusta trabajar con tus compañeros? ¿Es un buen equipo de trabajo?

Horarios y flexibilidad:

¿Hay flexibilidad de horarios? ¿Puedes elegir tu horario?

Salario:

¿Te consideras bien pagado? ¿Hay posibilidad de aumento de salario? ¿Hay incentivos por resultados? ¿Hay algún tipo de beneficio económico por trabajar para esa empresa?

 

A continuación, responde a estas mismas preguntas, pensando en la empresa para la que trabajas.

 

Lee tus respuestas, tanto de tu empresa ideal como de tu empresa actual y compara las respuestas. ¿Son muy diferentes tus respuestas de la empresa ideal y la empresa para la que trabajas?

En cada uno de los grupos de preguntas ¿cuáles pesan más, las respuestas negativas o las positivas? ¿Podrías trabajar a gusto a pesar de las respuestas negativas? ¿Podrías modificar tú algo para que mejorase alguna de tus respuestas negativas?

Te puede ayudar hacer dos listados paralelos de las respuestas de ambas empresas o uno de respuestas positivas y otro paralelo de respuestas negativas, para la comparación.

Si son más las negativas o son más importantes, ahí ya tienes otro por qué se te encoge el estómago cada vez que piensas en volver de tus vacaciones. Y como en el apartado anterior, el plantearte un cambio podría mejorar tu vida en general, porque tu vida laboral afecta a tu vida personal, a tu salud y a los que te rodean. Y digo cambio, como cambio con estrategia y sentido, no a lo loco de la noche a la mañana en un cambio por salir corriendo, que nos puede llevar a Malagón.

Espero haberte ayudado, aunque sea un poquito y si necesitas más puedes hacer click AQUÍ.

¿Y tú? ¿Has descubierto ya Tu Arte? El Arte que llevas dentro… ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies