¿Y DESPUÉS QUÉ?

¿Y DESPUÉS QUÉ?

¿Y DESPUÉS QUÉ?

En estos momentos, todo el mundo estamos viviendo una situación nueva, extraña, cargada de incertidumbre y por qué no decirlo, para la gran mayoría, aterradora. Y es que, lo desconocido asusta. Asusta, incluso cuando vives situaciones buenas, pero que son nuevas y desconocidas, ¿cómo no nos va a asustar, cuando la situación es peligrosa y amenaza la vida del mundo entero?

Aceptación y confianza, dos palabras que probablemente hemos oído miles de veces y que ahora son las únicas, que te van a ayudar a bailar con esa incertidumbre en la que vivimos. Sí, así es, nos hemos instalado en la incertidumbre, ahora vivimos ahí. Y si queremos vivir estos momentos de la mejor manera posible, tendremos que aprender a aceptar la situación y a confiar en la vida. Esa, es la única manera en la que podremos avanzar por lo desconocido, sin pretender controlarlo todo, simplemente viviendo cada día como es, porque en estos momentos, y por mucho que lo intenten, nadie sabe qué pasará mañana.

¿Y después qué?

Esa, es la gran pregunta que todos nos hacemos en algún momento del día. Yo creo que después, se pueden dar dos situaciones:

A. Hemos aprovechado este tiempo para reflexionar, darnos cuenta de lo que funciona en nuestra vida y de lo que no, de lo que nos hace más feliz y de lo que no, de cómo realmente queremos que sea nuestra vida y de cómo realmente no… Entonces, nos hacemos responsables de vivir como sí queremos que sea nuestra vida y empezamos a introducir, esos cambios que necesitamos en nuestro día a día, para que todo funcione, para que todo sea realmente como hemos decidido que sea.

Salimos a nuestra hora del trabajo o incluso lo cambiamos, hacemos ejercicio, disponemos de tiempo para nuestra vida social, viajamos, leemos, bailamos, sonreímos, respiramos… Hacemos todas esas pequeñas cosas, que sí cambian y mejoran nuestra vida, todo aquello que en esos días de encierro, nos habíamos prometido que haríamos. Y de esta forma, nuestra vida sí ha cambiado y mejorado. Es entonces, cuando nos damos cuenta de que algo bueno aprendimos y logramos de esos días de incertidumbre y a veces, por qué no decirlo, de miedo.

B. Hemos aprovechado el tiempo para reflexionar, darnos cuenta de lo que funciona en nuestra vida y de lo que no, de lo que nos hace más feliz y de lo que no, de cómo realmente queremos que sea nuestra vida y de cómo realmente no… Entonces, nos despertamos, vamos corriendo al trabajo como siempre, sales a las tantas porque tu jefe/a, que no ha aprendido nada, quiere recuperar lo que cree que se ha perdido, no te da tiempo de hacer ejercicio, de bailar, de leer, de reír y de tiempo para nuestra vida social ¡ya ni hablamos! Vuelves a la vorágine de la que habías salido, pero esta vez incluso con más fuerza, no vaya a ser que alguien diga que no estás dispuesta/o a sacrificarte un poco por levantar el País, la Empresa o el Mundo…

Un Mundo, que no nos pide que le levantemos, sino que le mimemos, que le cuidemos, que seamos felices en él sin molestar, sin dañar, sin egoismos, sin sentirnos obligados a nada… Un Mundo, que lo único que nos pide, es que seas lo que has venido a ser aquí… ¡FELIZ!

¿Y tú? ¿Cuál de las dos situaciones quieres vivir después? ¿La A o la B?

Y recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

LIBRO a la VENTA

LIBRO a la VENTA

CONVERSACIONES QUE VALEN LA PENA

CONVERSACIONES QUE VALEN LA PENA

CONVERSACIONES QUE VALEN LA PENA

El viernes pasado, estuve en el programa de radio “Humanos en la oficina” de Capital Radio, hablando sobre las “conversaciones en la oficina”. Un programa muy interesante y entretenido, dirigido por Susana Gómez Foronda y Miguel Ángel Pérez Laguna, en el que cada semana invitan a varios Directivos, para hablar de un tema diferente relacionado con las personas y las empresas.

Después de compartir y escuchar las opiniones de todos los invitados, la conclusión que personalmente hago, es que se debería de fomentar las conversaciones tanto formales como informales y proporcionar espacios adecuados para ello en las oficinas.

En la mayoría de las empresas, las conversaciones informales se consideran como una pérdida de tiempo laboral, escaqueo o cotilleo, cuando en realidad, bien enfocadas, pueden mejorar el ambiente, las relaciones laborales y por tanto, la productividad. Generar conversaciones positivas y que aporten valor, puede ser de gran importancia en la gestión y liderazgo de equipos. Algo a tener muy en cuenta y que normalmente se pasa por alto.

Por contrapartida, lo que gana frente a las conversaciones es el “envíamelo por email”. Estás sentada frente a frente y la respuesta que obtienes suele ser un “vale, pero envíamelo por email”. Y la coletilla final, suele ser un “con copia a… si no te importa”. Si importarme no me importa, pero así tenemos la bandeja de entrada y casi no nos oímos la voz. Esto… ¿Será producto del miedo al “me dijiste esto, ahora no me digas que no”? Como una forma de recaudar pruebas, por lo que pueda pasar en un futuro. Lo cual, sucediendo internamente, manifiesta una falta de confianza, ética y compromiso entre los miembros de un equipo, que se debería de gestionar urgentemente, si realmente queremos una compañía sana y realmente productiva.

Otra de mis reflexiones es, si realmente sabemos escuchar en una conversación, si escuchamos para comprender o para responder. Porque de ello dependerá la calidad y la utilidad de la conversación. Se pierde mucho tiempo intentando que se comprenda lo que realmente se dice en una conversación, hasta el punto que, a menudo, después de horas la conversación acaba con un “¡si estamos diciendo lo mismo!”.

Estas son mis conclusiones personales resumidas, después de la estupenda conversación que mantuvimos en el programa. Así que, te invito a que saques las tuyas propias y escuches a los grandes profesionales invitados, con los que compartí mesa.

Puedes escuchar el programa aquí.

Y recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

[shareaholic app="share_buttons" id="25538553"]

LIBRO a la VENTA

LIBRO a la VENTA

EL SENTIDO DEL CAMBIO

EL SENTIDO DEL CAMBIO

EL SENTIDO DEL CAMBIO

Ayer, cuando volvía a casa, en el autobús, se sentaron en frente mío una madre y su hijo. Llevaban dos bolsas, con varios libros de una famosa librería. Entonces, el hijo le dijo a su madre, que tenía que hablar con su profesor de física, porque no entendía el problema del autobús, en el que, si una persona salta dentro del autobús, cae en el mismo sitio. La madre le contestó que se lo preguntase a su profesor, que ella suponía que sería por las fuerzas o algo así.

En ese momento, recordé que era la misma pregunta, que me había salido a mi, en el examen de selectividad de física, hace más de 20 años. Y pensé «¡vaya!, aún siguen preguntando el problema del autobús, con el tiempo que ha pasado». Apunto estuve de explicárselo yo, pero «creo que es mejor que se lo explique su profesor».

Durante el resto del camino, seguí pensando en que hoy en día, respaldados por la corriente de la innovación, nos empeñamos en cambiarlo todo, sin llegar a reflexionar detenidamente, si realmente es bueno ese cambio o no lo es. Así que, quien llega, cambia algo, sea lo que sea, si acierta bien y si no, ya llegará otro después que lo volverá a cambiar.

Yo, como en el caso de que sigan planteando en física el problema del autobús, pienso que hay cosas, que, si están bien, no hace falta cambiar. Que evidentemente, hay que innovar y evolucionar, porque el que se queda parado se queda en el pasado, pero es que hay cosas del pasado, que, si están bien, no hace falta cambiar o, simplemente, con mejorarlas un poco quedan perfectas.

Es, como la moda de los Open Space o espacios abiertos, que surgió como la idea revolucionaria en diseño de espacios de trabajo, para fomentar el trabajo colaborativo, la comunicación, el compañerismo, etc. Y en este empeño por innovar, todos tirando tabiques, abriendo espacios y aglutinando personas, en pro de… ¿De qué? ¿Qué beneficios reales tienen estos espacios?

Personalmente, yo solo encuentro el beneficio de que la empresa ahorra en espacio de oficina. Como no hay muros, caben más personas. Otro beneficio… no encuentro. De hecho, ya están apareciendo numerosos estudios, en los que muestran, que la productividad real, de las personas que trabajan en espacios abiertos, está bajando. Lugares donde se pierde la intimidad y la concentración, con los ruidos y las interrupciones de los compañeros, dejan de ser efectivos para pasar a ser improductivos.

Sí funcionan mejor, las salas para los descansos, en las que se facilita la comunicación y la interrelación entre las personas de los diferentes departamentos. O salas para desconectar, relajarse y así, volver a las tareas como nueva/o.  Y sobre todo funciona, que cuando llegues a tu sitio, puedas tener la concentración e intimidad necesaria, para, por ejemplo, hablar por teléfono con un cliente importante, de temas que no tienen por qué enterarse el resto y que necesitan de una atención plena sin distracciones.

Cada persona necesita condiciones distintas para trabajar bien, a veces, por el tipo de trabajo que realiza y otras veces, por sus características o preferencias personales. Conocerlas y darles respuesta, es lo que marcará la diferencia. Proporcionar las condiciones adecuadas, para que las personas puedan desarrollar sus tareas y sus habilidades de manera óptima, debe de ser una de las prioridades del líder, si quiere obtener los mejores resultados de su equipo.

Otra de esas prioridades, en consecuencia, es reflexionar sobre cómo van a afectar realmente los cambios que se pretenden hacer, tanto a las personas como a los resultados, sin dejar influirnos por gurús, modas y el último grito en diseño de espacios laborales.

Cambio, evolución e innovación SÍ, pero… ¡Con sentido!

¿Y tú? ¿Qué mejoras harías en tu lugar de trabajo? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

[shareaholic app="share_buttons" id="25538553"]

LIBRO a la VENTA

LIBRO a la VENTA

INTERNAMENTE FUERTE, EXTERNAMENTE INVENCIBLE

INTERNAMENTE FUERTE, EXTERNAMENTE INVENCIBLE

INTERNAMENTE FUERTE, EXTERNAMENTE INVENCIBLE

Una empresa en la que se respire, se sienta y se viva la armonía, el respeto, la colaboración, la cohesión y la empatía. En la que haya un objetivo claro y una conciencia de grupo hacia su consecución. En la que la prioridad, sea un trabajo bien hecho por y para el cliente y no responda a intereses personales. Será una empresa internamente fuerte y externamente invencible.

¿Quieres una empresa invencible?

Desde hace unos años, las Direcciones de Personas han ido incorporando programas, en los que se situaba al empleado en el foco de atención. La empresa son personas y sin personas no hay empresa. Por lo tanto, lograr tener el mejor equipo, es el sueño o debería de ser el sueño de cualquier empresa.

En este intento por lograr el mejor equipo, se buscan los mejores perfiles, los más preparados y cualificados, con una gran experiencia y con la famosa capacidad y gusto por el trabajo en equipo. Olvidándonos quizás, de que no es tanto el trabajo en equipo, como el tener una conciencia de grupo o conciencia social. Comprender, que lo que yo hago individualmente, repercute en toda la compañía, en el cliente y en todo lo que nos rodea. Tener una visión global, de que cada acción que realizamos tiene una consecuencia, que va más allá de mis dos metros cuadrados de espacio.

Lograr equipos de personas trabajando cohesionadas, con una conciencia social, aunque trabajen individualmente, es la clave. Como el engranaje de una máquina, en la que, si todas las piezas encajan y funcionan correctamente, podrá ser la mejor máquina del mundo.  Pero en cuanto falle una sola pieza, la máquina antes o después, dejará de funcionar.

Crear una cultura de conciencia social dentro de las empresas, es una de las grandes prioridades y mejores inversiones que se pueden realizar. Si ya tienes las mejores personas, ocúpate de que aprendan a “ser parte de todo”. Desde la dirección general hasta el conserje, todos forman “parte del todo”.

¿Y tú? ¿Formas “parte del todo”? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

 

[shareaholic app="share_buttons" id="25538553"]

LIBRO a la VENTA

LIBRO a la VENTA

LA IMPORTANCIA DE TENER UN HOBBY PARA TI Y TU EMPRESA

LA IMPORTANCIA DE TENER UN HOBBY PARA TI Y TU EMPRESA

LA IMPORTANCIA DE TENER UN HOBBY PARA TI Y TU EMPRESA


Hobby
, afición, pasatiempo… Una actividad que practicamos o deberíamos de practicar por gusto, en nuestro tiempo libre.

Esa actividad que nos transporte, a ese momento en el que justo queremos estar. En el que se nos pasan las horas y, cuando te quieres dar cuenta, son las tantas y ni has comido. Esa, en la que tu mente se libera de todas las preocupaciones y los “tienes que”, que te acompañan a casa cuando sales del trabajo. Esa, en la que respiras plenamente, te llenas de energía, fortaleces tu cuerpo y cuando terminas, piensas alegremente en lo mucho que necesitabas ese momento.

Ahora, ya te haces una idea de la importancia de tener un hobby para ti, pero ¿sabes por qué es o debería de ser importante, que tengas un hobby para tu empresa?

Todos los beneficios que hemos mencionado antes, como liberar tu mente de preocupaciones, respirar plenamente, llenarte de energía, relajarte, etc. Hacen que tengas una mayor claridad mental, fortaleza, energía y serenidad, para afrontar positivamente cualquier circunstancia y resolver de una forma más eficiente y eficaz cualquier situación. Obteniendo por tanto, un mayor rendimiento y una mejor productividad en tu trabajo.

Desarrollar, con tus hobbies, habilidades diferentes a las que desarrollarías con las actividades laborales diarias, te aporta un abanico de nuevas habilidades, que puedes transferir e incorporar a tu trabajo, aumentando tu capacidad y logro profesional.

Trabajadores que realizan actividades en las que disfrutan, se relacionan y se divierten, son trabajadores más felices, emocionalmente más estables y con mejor humor. Y todos sabemos, que un trabajador feliz, estable y con buen humor, que además tenga la mente clara, una gran fortaleza, energía y serenidad, con un gran abanico de habilidades, es el mejor trabajador que toda empresa querría contratar. Y si a eso le sumas que sea buena persona… ¡Éxito asegurado!

Promover hobbies entre los trabajadores, quizás no sea una labor fácil, ni esté dentro de la Política de Desarrollo de Personas de la empresa, lo que sería ideal. Pero sí se debería, promover y velar porque los trabajadores, tengan y puedan disfrutar de su tiempo libre, saliendo a su hora establecida, sin recibir llamadas, emails y WhatsApp fuera de su horario y tener la obligación, no escrita en ninguna ley, de responderlos.

Tener que trabajar más horas de las establecidas, restándoselas al tiempo personal, es sinónimo de mayor carga laboral, de la que debe gestionar una persona en su jornada. O si la carga es adecuada, menor capacidad para realizarla en el tiempo establecido. Cualquiera de los dos casos, se debería de estudiar y solucionar.

Potenciar y premiar adictos y esclavos del trabajo, sin hobbies ni tiempo libre, para desconectar y reconectar con uno mismo, solo tiene como resultado, trabajadores cansados, malhumorados, estresados, con bajo rendimiento, baja productividad, decisiones desacertadas, falta de ideas, falta de creatividad, falta de motivación, desgaste, mala salud física y mental… En definitiva, la caída en picado hacia la nada. La mejor manera de hacer que tu empresa desaparezca en un periodo muy corto de tiempo.

Ahora, creo que ya nos hacemos una idea, de la importancia de tener hobbies, tanto para nuestra vida personal como laboral. Así que, si aún no tienes uno, piensa en cuál es el que más te gustaría e incorpóralo en tu vida ¡Hay muchos para elegir!

 ¿Y tú? ¿Tienes hobbies? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

[shareaholic app="share_buttons" id="25538553"]

LIBRO a la VENTA

LIBRO a la VENTA

¡PREGÚNTAME POR EL AHORA!

¡PREGÚNTAME POR EL AHORA!

¡PREGÚNTAME POR EL AHORA!

Aunque parece que se está avanzando en la selección y gestión del talento, todavía hoy, se siguen haciendo entrevistas, en las que casi todo el interés se centra en recitar todo lo que has puesto en tu C. V. Como si fuera un examen para comprobar que te lo sabes de memoria. ¡Si lo hice yo! ¿No me lo voy a saber? Así que, currículum en mano, te preguntan por lo que has escrito y tú, te limitas a volvérselo a contar con mucha atención, no sea que se te olvide algo y piensen que no es verdad, no te lo sabes o… ¿O qué?

Después de comprobar que te lo sabes, lo siguiente que buscan y te preguntan, es por algo que hayas hecho parecido o igual a lo que vas a tener que hacer. ¡Y digo yo! ¿No es mejor que me preguntes por lo que puedo hacer ahora? ¡Sí!  Ahora, hoy, en estos momentos. Con todo lo que sé y todo lo que puedo hacer ahora, porque es ahora cuando voy a actuar, a escribir, a enseñar, a bailar, a vender, a comprar o a lo que sea que vaya a hacer para ti. Porque se aprende y se evoluciona continuamente y quizás, si no lo he hecho antes en un trabajo, es porque no he tenido la oportunidad de hacerlo o no se requería, no porque no lo sepa o pueda hacer. Quizás lo hago a menudo al margen del trabajo, es lo que mejor se hacer y como no me preguntas por el resto de mi vida, no te lo puedo contar…

Porque el resto de la vida cuenta y, de hecho, es dónde se reflejan las verdaderas y mejores habilidades y actitud de una persona.  Y para que esto no sea solo una crítica (constructiva), te dejo 5 preguntas que puedes hacer para seleccionar y gestionar talento HOY, de una forma más efectiva.

 

5 preguntas del ahora:

 

1. ¿Qué es lo que más te gusta hacer en tu tiempo libre? Sabrás que tipo de persona es, activa, pasiva, proactiva, sedentaria…

2. ¿Cuáles son tus hobbies? Alguien con hobbies, es alguien activo, con intereses más allá de su trabajo diario, que se enriquece personalmente. Una persona enriquecida puede aportar algo más al trabajo y a su vida en general.

3. ¿Qué es lo que más te gustaría hacer cada día si pudieras elegir? Te dará pistas de sus mejores y verdaderas habilidades, intereses, pasiones…

4. ¿Practicas algún deporte de forma continuada? Una persona que practica deporte, normalmente tiene una mejor organización mental, libera y canaliza su estrés. Además, practicar deporte, genera o libera las llamadas hormonas de la felicidad (serotonina, dopamina y endorfinas) y no hay nada mejor que trabajar con una persona FELIZ.

5. ¿Qué puedes o sabes hacer hoy? ¡La gran pregunta! Es eso, que justamente, no aparece en el currículum y que puede que sea lo que necesitas. De lo que es capaz de hacer ahora, con todo el conocimiento y experiencia que ha adquirido a lo largo de su vida en general, entre todas las áreas y facetas de su vida. Y eso, es lo más interesante y lo que realmente te hace falta conocer, para saber si es o no es de ayuda para ti.

Hay más preguntas que podrías hacer, por supuesto, pero con estas 5, descubrirás realmente si es el candidato ideal para tu selección.

En definitiva, es descubrir su Arte, el Arte Que Lleva Dentro…

¿Y tú? ¿Lo vas a descubrir? ¿A qué esperas?

Recuerda… La vida es HOY.

By Marta Pintado

[shareaholic app="share_buttons" id="25538553"]

LIBRO a la VENTA

LIBRO a la VENTA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies