TU DÍA PERFECTO

TU DÍA PERFECTO

DIA PERFECTO Si algo bueno tienen las vacaciones, es que de repente eres totalmente dueño de tu tiempo. En realidad, siempre eres dueño de tu tiempo, pero no ejercemos este poder hasta que estamos de vacaciones. Es como si de pronto nos dieran el permiso, que ya tenemos, para hacer lo que realmente queremos.  Y entonces vas escuchando a casi todo el mundo… -­¡A partir de mañana vacaciones!-. Y van dando saltos de alegría con una sensación de libertad y liberación, como si durante el resto del año estuviesen encerrados o encadenados a una bola de hierro pesada que van arrastrando día tras día.

Aquí ya podríamos parar y empezar a reflexionar sobre esto, pero lo vamos a dejar para otro momento, porque ahora que estamos de vacaciones, prefiero preguntarte: ¿Tus días de vacaciones son realmente tus días perfectos? O al final, acaban siendo simplemente días en otro lugar y que llenamos de cosas a hacer, por hacer algo distinto, compromisos, etc.

O mejor te pregunto: ¿Cómo sería tu día perfecto? ¿Te has parado a pensar cómo sería tu día perfecto? A lo mejor no acaban siendo tus días perfectos, porque en realidad nunca has pensando en cómo sería tu día perfecto…

¡Pues vamos a descubrirlo!

Mi día perfecto

Coge un lápiz y un papel, siéntate en un lugar tranquilo en el que te encuentres bien, tu rinconcito favorito. Ahora piensa en cómo sería tu día perfecto. Para ayudarte, escribe con todo detalle tus respuestas a las siguientes preguntas:

Despertar: ¿Dónde te gustaría despertarte? ¿Qué ves desde tu cama? ¿Cómo es la habitación? ¿Cómo está decorada? ¿Qué ves desde tu ventana? Describe tu despertar ideal con todos los detalles que puedas.

Aseo personal: ¿Cómo es tu baño? ¿Cómo está decorado? ¿Qué utilizas en tu aseo personal? Describe con todo detalle cómo sería tu sesión de aseo personal, desde los productos que utilizas hasta el tiempo que dedicas a cada una de las acciones que hagas.

Desayuno: Imagínate tu desayuno ideal, hasta el más mínimo detalle. ¿Dónde desayunas? ¿Qué desayunas? ¿Cuánto tiempo dura tu desayuno?

Tu mañana ideal: Ahora describe cómo sería una mañana ideal para ti. Puede haber muchas opciones, escribe las que más te apetecen en este momento, las que aparecen con más fuerza al pensar. Como anteriormente imagina y describe con todo detalle qué haces, dónde, cómo te sientes, con quién compartes tu mañana, qué ropa usas, etc.

Comida: ¿Dónde comes? ¿Cómo es el entorno? ¿Qué comes? ¿Cómo te sientes?

Tu tarde perfecta: ¿Qué haces a lo largo de la tarde? ¿Con quién estás? ¿Dónde? Como siempre describe todo lo mejor que puedas, lo que te gustaría hacer en tu tarde ideal. Quizás comiences relajándote después de comer, leyendo, viendo una exposición, en la playa, etc. ¿Cómo te sientes?

Tu cena ideal: Igual que en la comida describe todos los detalles de tu cena, cuanto mejor sea tu descripción más te ayudará a descubrir tu día perfecto.

Tu noche: ¿Qué haces después de cenar? ¿Con quién estás? ¿Cómo te sientes? ¿A qué hora te vas a dormir? ¿Cuántas horas duermes?

 

Ahora, lee todo lo que has escrito y, con todas estas respuestas, describe tu día perfecto. Pon solo lo que realmente incluirías en tu día ideal, si hay algo que quieras modificar, hazlo, porque es tu día y tú eliges cómo es.

Probablemente tienes varios ejemplos de días perfectos, está muy bien, si no acabarían siendo rutinarios. Lo que queremos es, descubrir y describir diferentes acciones que nos gustan y nos hacen sentir bien.

¿Hay algún día así en tus vacaciones? ¿Y en tus fines de semana? ¿Y en algún día de tu semana?

¿Podrías incorporar algunas de las partes o acciones de tu día perfecto en tus días habituales? ¿Qué podrías modificar en tu día habitual para incorporar alguna parte ideal?

Merece la pena vivir más días perfectos o más momentos ideales en tu día habitual. ¿Qué podrías hacer para no dar saltos de alegría solo el día antes de tus vacaciones?

¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
¿QUÉ PROFESIONAL QUIERES SER?

¿QUÉ PROFESIONAL QUIERES SER?

Que profesional quieres serDecidir qué profesional quieres ser es una situación que puedes vivir en varias ocasiones a lo largo de tu vida. Todo comienza con la elección de los estudios Universitarios o estudios de Ciclo Formativo Superior, una decisión normalmente difícil,  primero por la edad que en esos momentos se tiene y después, por no saber cómo hacerlo, a no ser que se tenga una vocación muy clara, lo cual por desgracia, pasa en pocos jóvenes.

Y aquí es cuando yo pregunto… ¿Nos ocupamos realmente de informar y orientar a los jóvenes en esta importante decisión?

Desde los Centros Educativos, los departamentos de orientación, entre otras acciones, organizan ferias universitarias en los propios colegios, charlas, talleres, les llevan a ferias externas donde van numerosas universidades, etc. Pero aun así, les oyes comentar a los propios orientadores –es que están tan perdidos… –No saben qué hacer… Y es que al final, con todas estas acciones se cumple con la parte de informar pero no con la de orientar. La orientación es algo que va más allá y que si queremos cumpla su objetivo, tiene que ser personalizada. Algo que desde los departamentos de orientación de los Centros Educativos, no alcanzan por falta de recursos humanos y tiempo.

Es bastante sorprendente, como la mayoría de los centros privados y públicos invierten recursos en todo tipo de tecnología, pizarras digitales, ordenadores, instalaciones, actividades extraescolares, etc. Y en algo tan importante como ayudar a los alumnos a descubrir quiénes son y qué profesional quiere ser, lo reduzcan a un departamento de una sola persona, para varios cursos y varias etapas escolares.

Sin entrar en más polémica, ante esta situación, merece la pena no quedarse en la queja y buscar soluciones. Una de ellas es muy clara, acudir a un Orientador Profesional por tu cuenta. En España, no estamos acostumbrados a contratar a Orientadores Profesionales, no sé por qué, pensamos que este servicio tiene que ser gratuito, cuando en muchísimos países de Europa, Estados Unidos y América Latina, es una profesión muy valorada, reconocida, bien remunerada y muy utilizada en diferentes etapas de la vida de un profesional. Una buena inversión, si pensamos en que muchos de los abandonos y fracasos de alumnos universitarios, con su correspondiente coste para las administraciones y para los padres, se hubiesen evitado, si estos jóvenes hubieran recibido una buena y especializada orientación profesional en su momento. Por no hablar del gran número de trabajadores frustrados, a los que no les gusta nada su profesión y siguen ahí infelices, ocupando un puesto, por no saber qué otra cosa pueden hacer en su vida.

Mientras piensas en acudir o no a un Profesional de la Orientación, os dejo unas reflexiones para ayudaros en vuestra decisión…

 

7 Post que te ayudarán a descubrirte:

¿Quién eres?

¿De qué modo eres inteligente?

¿Cómo encontrar Tu Arte?

Tu mejor proyecto ¡TÚ!

7 Consejos para escoger qué estudiar

7 Consejos para elegir Universidad

Acciones que conducen al éxito

 

¿Y tú? ¿Has descubierto ya cuál es Tu Arte? El Arte que Llevas Dentro.

¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
7 REFLEXIONES PARA MEJORAR TU VIDA PROFESIONAL Y PERSONAL EN 2016

7 REFLEXIONES PARA MEJORAR TU VIDA PROFESIONAL Y PERSONAL EN 2016

7 REFLEXIONES 2016

EL otro día leí un post titulado “16 Lists to Make to Jump-Start Your Career in 2016”, de todos los post que he leído de listas de propósitos para el 2016, ese fue uno de los que más me gustó. Yo no soy demasiado amiga de hacer listas, porque al final, si no lo temporalizas y te comprometes a pasar a la acción, se quedan en eso, en listas. Pero también reconozco, que es un paso muy útil dentro de una planificación, para lograr la meta que nos propongamos.

Inspirándome en el post que he mencionado, os he preparado 7 reflexiones y acciones útiles para mejorar tanto tu vida personal como profesional:

 

1. Tus mayores  logros.

Empieza haciendo una lista de tus mayores logros en el 2015, tanto personales como profesionales.  De esta forma serás consciente de todo lo que has avanzado o conseguido en este año y de todo lo que eres o puedes ser capaz de lograr. Te ayudará a comprometerte con tus metas para el 2016. Si no conseguiste apenas logros en el 2015, no significa que no puedas lograrlos en el 2016. Así que… ¡A por ellos! Cada vez que consigas un nuevo logro, añádelo a tu lista.

2. Qué quieres que suceda en 2016.

Es una reflexión tanto a nivel profesional como personal. Se trata de pensar en lo que realmente nos gustaría que nos pasara en 2016. Qué queremos conseguir, qué queremos que cambie, que mejore o que simplemente pase. Escribe por separado lo profesional de lo personal con todos los detalles que puedas, tal y como quieres que suceda. Ten esta reflexión a mano y léela con frecuencia, sobre todo cuando veas que el día a día te aparta de tus sueños.

3. Empresas en las o para las que te gustaría trabajar.

Haz una lista de las empresas con las que te gustaría trabajar o para las que te gustaría trabajar y por qué. Con el por qué sabremos si realmente es la empresa de nuestros sueños o nos hemos dejado impresionar por las apariencias. Es importante investigar y conocer bien la empresa deseada, antes de focalizarnos en una, que luego resulte no ser lo que parecía.

Sigue los siguientes pasos:

  1. Contesta a la siguiente pregunta: ¿Qué necesitas para lograr trabajar en ellas? Haz una lista de lo que necesitas para trabajar en las empresas que has elegido.
  2. De esa lista separa lo que tienes de lo que no tienes y necesitas adquirir.
  3. ¿Cómo puedes adquirir lo que te falta? Mediante libros, cursos, tutoriales web, etc.
  4. Temporaliza cuándo lo vas a adquirir en un plazo de tiempo real y posible.
  5. Qué personas necesitarías conocer para lograr acercarte a esas empresas.

4. Cosas que haces tú mejor que la mayoría de la gente.

Tus mejores competencias ¿En qué eres el mejor? Todos tenemos algo que hacemos mejor, tus fortalezas. Identifícalas y haz una lista. Ser consciente de en qué eres bueno  y en lo que puedes destacar, te dará la posibilidad de potenciarlo, enfocarte en ello y conseguir tus objetivos. También te dará una visión más amplia, de todas las profesiones que podrías desarrollar con tus fortalezas y no conocías. Probablemente descubras, que puedes hacer muchísimas más cosas de lo que siempre habías pensado.

5. Qué actividades nuevas te gustaría hacer.

Puede ser desde aprender un nuevo idioma, a cantar, bailar, tocar un instrumento, hasta volar en globo o hacer un viaje soñado. Se trata de actividades que siempre hemos tenido en mente y que por una cosa o por otra no hemos hecho. Como todo lo demás, escríbelo y pon fechas concretas.

6. Qué cocinar para comer.

Llevar una buena alimentación es imprescindible para sentirnos bien y con energía para hacer todo lo que nos vamos a proponer en este año 2016. Haz una lista de las comidas saludables que más te gustan. Después haz una lista de los ingredientes que necesitas y añádelos a tu lista de la compra, asegurándote así, que siempre sabrás comidas que hacer y tendrás todo lo que necesitas para cocinarlas.

7. De qué te sientes agradecido.

Piensa en todo lo que está en tu vida y por lo que te sientes agradecido. Sentir agradecimiento por lo que tienes te ayudará a valorarlo, te darás cuenta que tienes más de lo que pensabas y que incluso, es bastante más importante que lo que no tienes. Para ayudarte puedes hacer una lista y tenerla cerca para leerla cada día o puedes pensar 3 cosas cada mañana al despertar, por lo que te sientes agradecido. Piensa tanto en cosas que tienes, como en personas  que te rodean  y experiencias que te suceden en tu día a día. Seguro que cambia la manera de ver tu vida.

 

¿A qué esperas para empezar?

¡Recuerda! LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
SALIR DE LA ESPIRAL

SALIR DE LA ESPIRAL

SALIR DE LA ESPIRAL

Hoy he estado pensando acerca de mi vida actual. Me gusta lo que hago y en general me gusta todo lo que compone mi vida. Pero últimamente,  sé que hay cosas que no terminan de encajar, ni con la idea que tengo de vida, ni conmigo misma.

No sé si alguna vez te pasa a tí. Quizás, demasiadas cosas a la vez y cuando te despistas te ves arrastrada por las prisas, multitud de tareas que no te llevan a donde tú quieres ir, compromisos, favores, contradicciones, egos… Hasta aparecer en tu vocabulario habitual, más veces de lo que quieres, el horrible “¡no tengo tiempo!” y la horrible sensación de agobio. Como atrapada en una espiral en la que no quieres estar… Y ahí, en esos momentos, es cuando aparece en mi cabeza una y otra vez la palabra “cambio”.

Una parada a tiempo y volver a enfocarte en lo que realmente es importante para tí, muchas veces es más que suficiente. Otras necesitas realizar algún que otro cambio más en profundidad…

Entonces, me ha dado por recordar el tiempo que estuve en Nueva York. Una ciudad que me transmite energía, bienestar y alegría. Cada día me despertaba muy pronto y siempre con ganas de hacer cosas. Me pasaba horas caminando, descubriendo, haciendo fotos y viviendo cada momento como un momento único. Estudié lo que más me apetecía estudiar. Conocí personas geniales de diferentes culturas y con las mismas ganas de vivir y descubrir que yo. Sin tener, en ningún momento, la sensación de tener que descansar… Cada día era diferente, era como una sorpresa o un regalo que abres con emoción para ver lo que hay.

Y analizando un poco el por qué me sentía allí así y aquí no logro la misma sensación, es porque allí:

  1. Vivía feliz de descubrir algo nuevo cada día. Disfrutaba de la incertidumbre.
  2. Sabía que un día u otro volvería a Madrid. No era para siempre y aprovechaba cada momento y cada día.

Dos puntos que allí me salían con toda naturalidad. Claro que allí no tenía que ir a trabajar, ni tenía “obligaciones”, era tiempo para mí, que me había permitido tener y yo elegía cómo vivirlo. Y… ¿Por qué no seguir aquí haciendo lo mismo? ¡Ni que aquí los días fueran ilimitados! Aquí tampoco sé el tiempo que estaré en esta vida. ¿Por qué no siguir disfrutando con la incertidumbre? Si cada día, aquí, también es un día nuevo con algo que aprender y descubrir. Al fin y al cabo las “obligaciones” nos las creamos nosotros y son obligaciones porque algo de ello no nos gusta, si no serían “satisfacciones”.

Y como mujer práctica que soy, os propongo un reto en 4 pasos:

  1. Piensa una época de tu vida en la que todo fluía y te sentías bien con lo que hacías y contigo mism@
  2. Analiza dos o tres puntos, razones o características por los que tu vida era así.
  3. Piensa en cómo podrías incorporarlos en tu vida actual.
  4. Hazlo.

Mi reto, como no podía ser de otra manera, es:

Enfocarme en lo que realmente es importante para mí. Y Crear y mantener mi Nueva York en mi vida actual. Que cada día sea una sorpresa a descubrir de la que disfrutar y aprovechar cada momento como algo único.

Y para esto empezaré por dejar ir lo que no me gusta, volver a estar muy atenta a este momento, sonreir y volver a fluir con la vida…

¿Y tú? ¿Te apuntas al reto? ¿A qué esperas?

Recuerda LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

 

 

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
7 CONSEJOS PARA ELEGIR UNIVERSIDAD

7 CONSEJOS PARA ELEGIR UNIVERSIDAD

7 consejos Universidad 700

 

Ya se va acercando el momento de elegir Universidad. Los alumnos de 2º de bachillerato van acudiendo a las ferias de Universidades, miniferias en sus propios colegios o institutos, charlas, talleres realizados por Universidades … Todo un aluvión de información que necesita tiempo y muchas ganas para ser analizada.

Tanto para los padres como para los estudiantes, en muchos casos, la decisión es una tarea ardua y  difícil. Primero por tener claro qué estudiar y sobre todo por tener claro dónde, debido a la gran oferta que actualmente hay y sobre todo, porque de esta decisión, depende el comienzo de una vida profesional.

Por si os encontráis en esta situación, aquí os dejo 7 consejos para ayudaros a elegir Universidad:

1. Primero de todo decide qué te gustaría estudiar. Para ello te recomiendo:
  • Conócete: Qué habilidades tienes más desarrolladas o de qué modo eres inteligente.
  • Qué te apasiona.
  • Qué Profesional quieres ser. Acorde con tus habilidades y tu pasión.
  • Qué grados Universitarios te conducen o habilitan a ser el profesional que quieres ser.

2. Selecciona a qué tipo de Universidad quieres ir: Privada o Pública.

3. Selecciona las Universidades en las que haya el grado Universitario que has elegido antes.

4. Investiga las Universidades seleccionadas en el punto 3, por la web y preguntando a gente que conozcas que hayan ido. Y fíjate en:

  • Su programa de estudios:
    • Si ofrecen todas las menciones.
    • Cuándo y dónde realizan las prácticas.
    • Posibilidad de cursar algún curso o prácticas en el extranjero.
  • Quienes son sus profesores:
    • Si trabajan actualmente en el sector de la materia que imparten.
    • Si son dinámicos, les apasiona su trabajo y actualizados.
  • Qué postgrados o cursos de educación continuada ofrece, para poder dar continuidad a tus estudios. A veces es necesario cursar el master que te habilita como profesional (Abogados, Psicólogo clínico…)
  • Qué otros servicios ofrece en sus instalaciones:
    • Laboratorios
    • Residencia
    • Biblioteca
    • Escuela de idiomas
    • Cafeterías
    • Club deportivo 
  • Qué becas ofrece
  • Qué acciones o programas adicionales ofrece: 
    • Tutorización para deportistas
    • Programas para el empleo
    • Programas para emprendedores

5. Seleccionar las 2 o 3 Universidades que cumplan los requisitos que se ajusten a tus necesidades.

6. Visitar estas 2 o 3 Universidades, para confirmar que cumplen las características que necesitas y fijarnos en:

  • Cuántos alumnos hay por clase. Lo ideal es máximo 25-30 alumnos.
  • Si hay tutores y suficientes horas de tutorías.
  • Cómo son los proyectos de fin de grado y cuántos tutoriza un mismo profesor.
  • Con qué herramientas cuentan para facilitar el estudio, como plataformas virtuales…
  • Si facilitan asistir a conferencias y seminarios que complementen tus estudios.
  • Qué ambiente hay en la Universidad.
  • Si el trato es cercano.
  • Si los académicos son accesibles. Si puedes hablar con ellos y observar si les apasiona su trabajo.
  • Facilidades de acogida.
  • Facilidad en los trámites de admisión y matriculación.
7. Para ayudarte a decidir, si aún tienes dudas después de visitarlas, vamos a construir una plantilla para comparar las Universidades: 
  • Haz una lista con todas las características, que te he propuesto en los puntos anteriores, que son importantes para ti a corto y largo plazo. Puedes añadir más características que creas conveniente.
  • Divide las características en 3 bloques según la importancia que tengan para ti. Las más importantes valdrán 3 puntos, las  importantes valdrán 2 puntos y las menos importantes (aunque también importantes) valdrán 1 punto.
  • Aplica tu plantilla a cada Universidad que has visitado, chequeando si cumple cada característica. Pon una cruz en cada característica que cumpla.
  • Cuenta las características que cumple del bloque más importante y multiplícalo por 3. Cuenta las del bloque importante y multiplícalo por 2. Cuenta las del bloque menos importante.
  • Suma esta cantidad total.
  • Compara las puntuaciones de las dos o tres Universidades que habías seleccionado. Quédate con la que más puntuación haya obtenido.

Si aun así no sabes que hacer, puedes escribirme con tus dudas a info@elartequellevasdentro.com y te ayudaré encantada.

¿Y tú? ¿Has descubierto ya cuál es tu Arte? ¿A qué esperas?

Recuerda LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

 

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement
EL JARDÍN DE PARETO

EL JARDÍN DE PARETO

PARETOEstos días estoy leyendo un libro de Tim Ferriss, que empecé hace tiempo y que ahora he retomado, que se llama “The 4 Hour Work Week”. En uno de los capítulos “Pareto and his garden: 80/20 and freedom from futility”, habla de la Ley o Principio de Pareto, enunciada por primera vez por el economista Vilfredo Pareto, conocida también como la regla del 80-20. Esta Ley describía que el 20% de la población, poseía el 80% del poder y la abundancia económica, mientras la otra mayoría, formado por el 80% de la población, solo poseía el 20%.

Tim Ferriss, resume esta Ley como que el 80% de los outputs es el resultado del 20% de los inputs o que el 80% de las consecuencias vienen del 20% de las causas. Trabajando en torno a esta Ley conseguiremos ser más productivos, en menos tiempo y con menos esfuerzo. Por ejemplo, hay clientes que te exigen un gran esfuerzo y tiempo, sin embargo el rendimiento que al final obtenemos de ellos es menor proporcionalmente a ese esfuerzo. Y al revés, clientes que prestándoles muy poca atención, te generan la gran mayoría de tus ingresos. Centrarte en conseguir más clientes, que con un 20% de tu esfuerzo, te generen el 80% de tus ingresos, es mucho más productivo y beneficioso, que desgastarte con el otro tipo de clientes.

Esta Ley o Principio se puede trasladar a todos los contextos de nuestra vida, no solo al económico o laboral, también lo podemos trasladar al contexto personal. Piensa un momento qué actividades en tu vida personal, a las que dedicas un 20% de tu esfuerzo y tiempo, te aportan un 80% de felicidad o bienestar y cuáles no. O qué personas que forman parte de nuestra vida, con un 20% de esfuerzo emocional, nos generan ese 80% de felicidad. A veces, nos encontramos con personas en nuestra vida, que te dejan sin energía. Por más cariño, atención y tiempo que les dedicas parece que no es suficiente y te desgastan emocionalmente. Sin embargo, hay personas que con una simple sonrisa, el tiempo de un café o solo una mirada, te dejan como si tocaras el cielo por un mes.

No se trata de hacer mediciones, se trata de ser un poco prácticos y dejar de empeñarnos en hacer cosas o estar con personas, que no nos aportan casi nada y nos desgastan. Se trata de hacer cosas que nos hagan realmente felices y de rodearnos de esas personas, que realmente nos hacen sentir bien.

¡Piénsalo! Porque si realmente conseguimos aplicar el Principio de Pareto en nuestra vida, seremos más productivos en nuestro trabajo y más felices en nuestra vida personal. Solo es cuestión de reflexionar qué funciona y qué no funciona acorde a esta ley, y cambiar lo que no funcione. Como siempre, no es fácil, pero tampoco difícil…

Pareto se dio cuenta de que el 80% de los guisantes que recogió de su Jardín, fue producido por del 20% de las semillas de guisantes que había plantado…

¿Y tú? ¿Qué plantas tú en tu Jardín? ¿A qué esperas para pensarlo?

Recuerda LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

 

NUEVO LIBRO YA A LA VENTA

advertisement

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies