EL INICIO DEL PLAN B

EL INICIO DEL PLAN B

Estoy segura, de que todas/os o la mayoría de vosotras/os habéis oído hablar sobre el plan B. Llamado así, porque viene después del A o más bien, después de que el A, deja de funcionar. Y aquí, es cuando surgen muchas preguntas y diferentes opiniones acerca de qué es realmente el plan B, cuándo tengo que prepararlo y lo más importante, cómo lo preparo.  

De todas las respuestas a esas preguntas, dependerá de si tu plan B funcionará, si será el ideal y si estará preparado cuando tenga que estarlo.

Qué es el plan B

Como he comentado antes, el plan B es el que viene después del A, o más bien, es el que se pone en funcionamiento después del A, pasando a ser el nuevo A. En otras palabras, es la salida óptima y preparada de un trabajo, que ya no te satisface o no funciona por los motivos que sean, a otro trabajo que sí cumple tus expectativas.

Cuándo empezar tu plan B

Lo ideal es empezar con el suficiente tiempo, para no llegar al límite y verte en una situación insostenible. El plan B, tiene que estar preparado para ponerse en marcha en el momento oportuno, por lo tanto, es importante comenzar a construirlo con tiempo. No se trata de empezarlo nada más poner en marcha el plan A, como dicen algunos, porque si nada más entrar ya piensas en salir ¿para qué entras? Enfocarte en lo que haces, sin pensar en otra opción, es la única manera de hacer un buen trabajo. Por lo tanto, el plan B tiene que aparecer cuando realmente sea necesaria la salida.

Ese momento, a veces, es difícil de identificar, porque normalmente pensamos, agarrados a un clavo ardiendo, que aún queda algún resquicio de esperanza de que la situación cambie y no tengas que moverte. Algo que, aunque en la vida hay milagros, no suele ocurrir. Y te quedas ahí aguantando sin hacer nada, un día tras otro, hasta que ya no puedes más y sales con lo primero que te pasa por delante. Ese primero que te pasa por delante, puede ser la opción ideal o no, por lo que merece la pena tener preparado tu plan B.

Si pones atención, hay algunas señales que te pueden dar pistas, de que ha llegado el momento de empezar tu Plan B, te dejo 5:

1. Por la mañana, te cuesta levantarte más de la cuenta y vas arrastrándote al trabajo, pensando ya en la hora de salir.

2. Durante tu jornada, has sonreído la mitad de las veces de lo que lo hacías antes. Tienes la sensación de estar de mal humor todo el día.

3. Sientes que no se valora lo suficiente, o menos que antes, ni a tu trabajo ni a ti.

4.  Aún te llevas bien con tus superiores, pero tu opinión sobre ellos es cada vez más negativa de lo que era antes.

5. Sientes que estás perdiendo el tiempo continuamente, que estás desperdiciando tu potencial ahí, que podrías estar haciendo cualquier otra cosa mejor que esa, pero aún no sabes qué.

Si te identificas con alguna de estas señales, es muy probable que sea el momento de preparar tu plan B. Es ese momento, en el que llevas un tiempo sin estar bien y cada vez va a peor. No es un disgusto de un día, ni una sensación esporádica, es continuada día tras día, desde hace un tiempo y te empieza afectar a tu estado de ánimo e incluso a tu salud. Ahí es, cuando estás a tiempo para empezar a moverte y a pensar en opciones, a preparar tu plan B.

Empezar a prepararlo, te llevará tiempo y por eso, este es el momento ideal para comenzar. Además, envolverte en otra cosa que te ilusione, te levantará el ánimo, mejorará tu humor, aumentará tu confianza en ti y te sentirás infinitamente más feliz.

Cómo preparar tu plan B

1. Lo primero y lo más importante, es pensar en qué es lo que te gustaría hacer realmente en tu vida. Es tu plan, ahora con tiempo, tienes la oportunidad de decidir y construir tu futuro profesional.

2. Una vez que has decidido qué es lo que quieres hacer en tu vida profesional, escribe en un papel qué es lo que necesitas para llegar a serlo, tanto a nivel de formación, como experiencia, contactos, lugares, recursos, etc.

3. ¿Qué tienes y qué te falta de todo lo que has escrito? Si te falta algo, ponte manos a la obra. Si es formación, adquiérela. Si son contactos, amplía tu red de networking. Sea lo que sea, estás a tiempo, por eso has empezado ahora tu plan B. Trabajar en lo que te hace falta adquirir y potenciar tus habilidades, aumentará tu confianza en ti y en tus capacidades, y te dará la seguridad que necesitas, para caminar firme en el nuevo entorno.

4. Empieza a moverte en el entorno laboral que has elegido. Acude a ferias, conferencias, congresos, etc. Déjate ver, haz contactos y muestra lo que eres capaz de hacer en ese ámbito. Trabaja tu marca personal.

5. Cuida tu mente y tu cuerpo. Puede que pases por diferentes estados de ánimo, es normal, unos días serán mejores que otros. Hacer ejercicio y llevar una buena alimentación es un tópico que funciona muy bien en estos momentos.

Ahora ya sabes qué es, cuándo y cómo preparar un plan B. Mucha gente, recurre a ayuda de expertos, ya sea de un coach o de un career counselor, que para estas situaciones es muy recomendable.  Sea como sea, lo importante es no te quedes viendo como te pasan los días en una situación que no te beneficia, sin hacer nada al respecto para cambiarla ¡Recuerda! ¡Es tu vida, tú decides!

En este post, este post y en este otro post, encontrarás información adicional para hacer tu plan B. Ahora ya tienes muchos recursos disponibles a tu alcance.

¿Y tú? ¿Tienes ya tu plan B? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

Nuevo LIBRO ya a la VENTA

LIBRO a la VENTA

EL SENTIDO DEL CAMBIO

EL SENTIDO DEL CAMBIO

Ayer, cuando volvía a casa, en el autobús, se sentaron en frente mío una madre y su hijo. Llevaban dos bolsas, con varios libros de una famosa librería. Entonces, el hijo le dijo a su madre, que tenía que hablar con su profesor de física, porque no entendía el problema del autobús, en el que, si una persona salta dentro del autobús, cae en el mismo sitio. La madre le contestó que se lo preguntase a su profesor, que ella suponía que sería por las fuerzas o algo así.

En ese momento, recordé que era la misma pregunta, que me había salido a mi, en el examen de selectividad de física, hace más de 20 años. Y pensé «¡vaya!, aún siguen preguntando el problema del autobús, con el tiempo que ha pasado». Apunto estuve de explicárselo yo, pero «creo que es mejor que se lo explique su profesor».

Durante el resto del camino, seguí pensando en que hoy en día, respaldados por la corriente de la innovación, nos empeñamos en cambiarlo todo, sin llegar a reflexionar detenidamente, si realmente es bueno ese cambio o no lo es. Así que, quien llega, cambia algo, sea lo que sea, si acierta bien y si no, ya llegará otro después que lo volverá a cambiar.

Yo, como en el caso de que sigan planteando en física el problema del autobús, pienso que hay cosas, que, si están bien, no hace falta cambiar. Que evidentemente, hay que innovar y evolucionar, porque el que se queda parado se queda en el pasado, pero es que hay cosas del pasado, que, si están bien, no hace falta cambiar o, simplemente, con mejorarlas un poco quedan perfectas.

Es, como la moda de los Open Space o espacios abiertos, que surgió como la idea revolucionaria en diseño de espacios de trabajo, para fomentar el trabajo colaborativo, la comunicación, el compañerismo, etc. Y en este empeño por innovar, todos tirando tabiques, abriendo espacios y aglutinando personas, en pro de… ¿De qué? ¿Qué beneficios reales tienen estos espacios?

Personalmente, yo solo encuentro el beneficio de que la empresa ahorra en espacio de oficina. Como no hay muros, caben más personas. Otro beneficio… no encuentro. De hecho, ya están apareciendo numerosos estudios, en los que muestran, que la productividad real, de las personas que trabajan en espacios abiertos, está bajando. Lugares donde se pierde la intimidad y la concentración, con los ruidos y las interrupciones de los compañeros, dejan de ser efectivos para pasar a ser improductivos.

Sí funcionan mejor, las salas para los descansos, en las que se facilita la comunicación y la interrelación entre las personas de los diferentes departamentos. O salas para desconectar, relajarse y así, volver a las tareas como nueva/o.  Y sobre todo funciona, que cuando llegues a tu sitio, puedas tener la concentración e intimidad necesaria, para, por ejemplo, hablar por teléfono con un cliente importante, de temas que no tienen por qué enterarse el resto y que necesitan de una atención plena sin distracciones.

Cada persona necesita condiciones distintas para trabajar bien, a veces, por el tipo de trabajo que realiza y otras veces, por sus características o preferencias personales. Conocerlas y darles respuesta, es lo que marcará la diferencia. Proporcionar las condiciones adecuadas, para que las personas puedan desarrollar sus tareas y sus habilidades de manera óptima, debe de ser una de las prioridades del líder, si quiere obtener los mejores resultados de su equipo.

Otra de esas prioridades, en consecuencia, es reflexionar sobre cómo van a afectar realmente los cambios que se pretenden hacer, tanto a las personas como a los resultados, sin dejar influirnos por gurús, modas y el último grito en diseño de espacios laborales.

Cambio, evolución e innovación SÍ, pero… ¡Con sentido!

¿Y tú? ¿Qué mejoras harías en tu lugar de trabajo? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

Nuevo LIBRO ya a la VENTA

LIBRO a la VENTA

MI ARTISTA INVITADO ANTONIO ROBLES

MI ARTISTA INVITADO ANTONIO ROBLES

ENTREVISTA A ANTONIO ROBLES

Conocí a Antonio hace como 4 o 5 años, cuando era Director de una Consultoría. La primera impresión que tuve de él fue: sencillez, sinceridad, naturalidad, cercanía y pasión por su trabajo. Cualidades que pocas veces encuentras todas juntas en una misma persona. Tan necesarias hoy en día, tanto en RRHH como en cualquier otra área. Con el tiempo, descubres también, que es una persona generosa y un gran profesional ¡Un Artista!

Ahora tiene su propia consultoría, ARG Human Resources Advisor, en la que no me cabe ninguna duda, que disfrutará día a día, de todos los éxitos que ya debe estar cosechando.

Os dejo con su entrevista, a ver qué nos cuenta…

1. ¿Cuál es tu arte y cómo lo descubriste?

Pues mira si te digo la verdad no lo tengo muy claro, al menos no tengo muy claro que sea un arte, pero los RRHH los descubrí hace muchos años en la pared de la facultad de CC Políticas, donde estudiaba mi ultimo año de la carrera. En el cartel decía que se buscaban becarios y abajo firmaba Adecco.

Y allí empezó todo. Adecco fue mi primera gran escuela y después, desarrollé todo de la mano de Santiago Manzanero en Visionlab. Ahí, se crearon mis cimientos y mi clara visión, de que la diferencia en una organización de éxito, la marcan las personas y la gestión de ese valor.

Tras muchos años de empresas, consultoras y docencia, hablando y haciendo RRHH, decidí montar mi propia consultora y seguir siendo feliz con lo que hago.

Y creo que eso es todo.

2.    ¿Cómo hiciste que sucediera? ¿Te sentiste apoyado?

Creo que el truco de todo, es ser muy permeable y quedarte con todo y con todos. Yo siempre tengo una máxima y es “que no es necesario saber de todo, pero si tener el teléfono de todo el mundo que sabe hacerlo.”

Durante toda mi vida, he aprendido mucho de toda la gente que me ha acompañado, desde mi familia, jefes, compañeros y alumnos, y esto, me ha hecho ser más completo y multidisciplinar.

¿Si me he sentido apoyado? Si, sin duda. Siempre que he descolgado el teléfono para pedir ayuda o consejo a alguien, que lo sabia hacer, me han apoyado con ello.

Desde aquí, quiero agradecer especialmente a Jesús Mena y a Paolo Lombardo, por todo su apoyo durante más de 15 años.

3.    ¿Qué aconsejas a alguien que empieza a sacar su arte?

¡¡Que se diviertan!!  Que la vida son dos días y trabajando vamos a pasar uno, y no hay que sacrificarse por ello, hay que disfrutar con ello.

Que se fijen en como juega un niño en un parque, sacando todo su potencial de niño, que tomen ejemplo y que trabajen así.

Y que sigan siempre, el camino de la responsabilidad, el compromiso y la creatividad. Creo que, siendo responsables, es decir, respondiendo en primera persona a lo que hacemos día a día, saliendo de nosotros, comprometernos con los demás, aplicando una forma diferente de ver y hacer las cosas, y divirtiéndonos con todo… tendrán un gran éxito.

Ahhhh!!! Y dar gracias todos los días y celebrar, cada éxito y cada fracaso.

¡Muchas gracias Antonio! Y… ¡Sí! Los RRHH, sin duda, ¡son un Arte!

¿Y tú? ¿Has descubierto ya cuál es tu Arte? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

 

 

Nuevo LIBRO ya a la VENTA

LIBRO a la VENTA

EXPECTATIVAS

EXPECTATIVAS

Dicen que una de las claves para ser feliz, es no tener expectativas. Yo personalmente creo, que no tener expectativas, solo es posible si vives en un ambiente de paz y tranquilidad, en un retiro espiritual o en un lugar, en el que tu actividad diaria es totalmente contemplativa. Mantener ese estado de no expectativas en el resto de las situaciones, es, cuanto menos, el mayor de todos los retos posible.

En la mayoría de las profesiones hay objetivos, resultados, productividad o rendimiento, es decir, hay expectativas. Un objetivo es una expectativa, un resultado también. Incluso, si solo esperas hacerlo lo mejor posible, sin marcarte ninguna meta, ya te estás creando una expectativa, hacerlo lo mejor posible. En realidad, no se me ocurre ninguna profesión en la que no haya una expectativa. Un médico, expectativa de curar a los pacientes; un abogado, expectativa de ganar un juicio; director de ventas, expectativa de vender lo máximo posible; Chef, expectativa de hacer un plato exquisito, etc.

Ir por la vida sin esperar nada de nada o nada de nadie, se me hace difícil en el mundo en el que vivo. Creo que aquí, el truco de las expectativas y la felicidad es, aceptar tanto cuando se cumplen como cuando no. Que se cumplen, fantástico. Que no se cumplen, reflexionamos sobre qué ha podido pasar y cómo lo podemos mejorar para la próxima vez, y seguimos adelante. Sin martirizarnos, sin exagerar, ni hundirnos por no haber cumplido nuestras expectativas.

Claro, que esto es estupendo, cuando esa expectativa no depende de nadie más, pero si el director, que está por encima de ti, comparte esa misma expectativa y no lo entiende así… Es decir, que, además, hay que intentar por todos los medios, no participar en la expectativa de nadie. Algo que en la vida laboral, no está al alcance de todos.

Como de lo que se trata sobre todo es de equilibrar y encontrar el balance entre todas las facetas, en realidad, en nuestra vida personal, sí podemos aplicar la no expectativa. Así, compensaremos las otras áreas de nuestra vida, en la que no depende solo de nosotros. Bailar con la incertidumbre más a menudo, te llevará a descubrir nuevas oportunidades y opciones, que al tener expectativas e intentar tenerlo todo controlado, no aparecían por tu vida. Aceptar las cosas como son, las personas como son y el mundo como es, sin etiquetarlo como bueno o malo, te dará más tranquilidad y menos ansiedad. Y si, además, procuras disfrutar de todo lo que te va sucediendo, irás teniendo una visión y una experiencia vital cada vez más agradable, hasta que poco a poco, sin que pienses en ello, te descubras siendo un poquito más… Feliz.

Creo que es a esto, a lo que se refieren los maestros cuando dicen, que el no tener expectativas, es una de las claves para ser un poco más feliz.

¿Y tú? ¿vas a dejar ya de tener expectativas? ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

 

 

Nuevo LIBRO ya a la VENTA

LIBRO a la VENTA

LA FELICIDAD Y TÚ

LA FELICIDAD Y TÚ

Recuerdo que, hace muchos años, un médico, en su consulta, me preguntó si era feliz. Yo debía de tener unos 14 años. En ese momento yo pensé, «y para qué me pregunta a mi esto, si yo lo que tengo es alergia al polen». Hasta entonces, no había pensado nunca en la felicidad y menos, en si yo lo era.  En aquellos años, no creo que se hablara mucho de este tema, ni hubiese tanta preocupación por alcanzarla, ni tantos artículos e información sobre ella, como hay ahora. Y por supuesto, la felicidad laboral, era algo impensable. Como cuentan los mayores, se iba a trabajar por un sueldo y punto. Nada de la experiencia del empleado, salario emocional, flexibilidad, desarrollo personal y profesional… ¿Sería que antes eran más felices?

El caso es, que después de esa pregunta y de unos cuantos años de búsqueda y reflexión, mi conclusión, es que la felicidad parte de ti y el secreto, si es que hay secreto, es encontrar el balance.

Mis claves para ser feliz 

Elige ser feliz: Lo primero de todo es querer ser feliz, si no, ya empezamos mal. Todo parte de ti. Si tú lo decides y te comprometes, podrás ser un poco más feliz. Por supuesto que hay muchas cosas externas, que nos hacen felices en un determinado momento, pero al final, buscar fuera, es una búsqueda insaciable que no tiene fin. En cambio, si lo eres internamente, por decisión propia, disfrutarás infinitamente más de lo que vivas exteriormente.

Atiende a tu reacción: Ya lo dijo Newton, en su tercera ley de acción y reacción, en la que: si un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro (acción), este último ejercerá otra fuerza (reacción) de igual magnitud, en sentido contrario sobre el primero. Recuerda que la forma en la que tú reaccionas, depende de ti. Y esa elección, es la que te permitirá ser más o menos feliz. Es verdad, que hay veces que se reacciona de forma refleja e instintiva, pero si antes de estallar, te paras a pensar, con serenidad y calma, podrás elegir mejor, la reacción que tendrás.

No dar demasiada importancia a lo que no lo tiene: No dar el poder de tu estado de ánimo a otros, dejar de escuchar pensamientos recurrentes, no exagerar, relativizar o, como se suele decir, quitarle hierro al asunto, funciona de maravilla.

Perdonar: Es la mejor herramienta y la más liberadora que existe. Libérate de lo que te hace daño, a través del perdón ¡suelta el ancla! ¡pruébalo!

Camina junto al miedo: Evitarlo solo te llevará a un estado de parálisis y de “qué hubiese pasado si hubiera…” Así que, coge al miedo de la mano, sonríe y sigue viviendo.

Ver la cara amable de la vida: ¿Cómo miras a la vida? Lee más aquí.

Balance: Al final, como he dicho antes, se trata de encontrar y mantener el equilibrio entre los polos opuestos.  Balance entre la felicidad interior y exterior, balance en tus reacciones positivas y negativas, balance entre mucha y poca importancia, balance ente tus miedos y tus deseos, balance en la forma en la que vemos la vida. Balance en todos y cada uno de los momentos de tu vida.

Estas 7 claves, son las que me funcionan a mi. Hay más ¡claro que sí! Muchas más. Estás son mis favoritas y las que creo que más te pueden ayudar. Si quieres poner en práctica algunas más, tienes “5 minutos y 60 días” que te ayudará a ser cada día un poquito más feliz.

¿Y tú?  ¿Eres feliz?  ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

 

Nuevo LIBRO ya a la VENTA

LIBRO a la VENTA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies