EL EFECTO DE LA NATURALEZA EN NUESTRO BIENESTAR

EL EFECTO DE LA NATURALEZA EN NUESTRO BIENESTAR

En varias ocasiones, he comentado los beneficios que tiene para mi caminar o hacer alguna actividad al aire libre, sobre todo si es por algún camino con árboles o rodeada de naturaleza. Respirando, sintiendo y estando presente, con cada paso, justo en ese preciso momento y en ese preciso lugar. Me ayuda a liberarme de tensiones y del estrés acumulado, recuperar la claridad mental, la inspiración y la creatividad. Es como si respirar profundamente y conectar con la naturaleza, me devolviese a ese precioso estado de armonía y paz, en el deberíamos estar siempre.

Y… ¿Qué poder tiene la naturaleza para provocar ese efecto? 

Hace poco finalicé una especialización en neurociencia y educación y, como no podría ser de otra manera, la neurociencia tiene algunas de las respuestas a esta gran pregunta.

Algunos estudios, como el de Faber-Taylor y kuo, 2011, muestran cómo un paseo de tan solo 20 minutos diarios en contacto con la naturaleza, mejora la concentración y las habilidades cognitivas. La explicación es, que en un entorno natural hay muchos menos estímulos distractores y el sistema de atención ejecutiva puede relajarse y descansar. Lo contrario al desgaste que sufre, en entornos urbanos con múltiples estímulos.

Además, la actividad física moderada, como puede ser caminar, oxigena el cerebro, reduce los niveles de estrés, y provoca un aumento en los niveles de algunos neurotransmisores, que preparan al cerebro para responder más rápido y mejor a los retos y cambios que se presentan, mejorando los procesos de autocontrol, atención y del estado de alerta en general.

De hecho en las escuelas, ya se apuesta por la incorporación de espacios y entornos naturales, que favorecen una diversidad de experiencias de aprendizaje y contribuyen al desarrollo físico, cognitivo y emocional. Resumiendo los beneficios, se ha comprobado que:

  • Aumenta los niveles de creatividad y resolución de problemas.
  • Mejora las habilidades cognitivas y el rendimiento académico.
  • Mejora el autocontrol y la autodisciplina.
  • Aumenta la actividad física, reduce el estrés y mejora los hábitos nutricionales.
  • Mejora la cooperación, la colaboración y relaciones sociales.

Ahora que ya sabemos el por qué, no tenemos excusa para no buscar un parque cercano o una calle con árboles y vegetación, respirar, caminar o correr y liberar nuestra mente, para, además de todos esos beneficios, recuperar la tranquilidad y la armonía que nos merecemos.

Incluso en nuestra propia casa, podemos crear espacios más naturales y neutros, que nos aporten esa relajación que necesitamos después de un largo día o para amanecer una mañana, con la mayor calma posible. Sentarnos en nuestro rincón favorito, respirar y recuperar todo nuestro bienestar.

La cuestión es no quedarnos en ese estado de bloqueo o estrés, que nos paraliza, reduce nuestra creatividad, acaba con nuestra inspiración y no nos permite disfrutar plenamente de todo lo bueno de nuestra vida.

¿Y tú? ¿A qué esperas?

 Recuerda… LA VIDA ES HOY.

By Marta Pintado

 

Nuevo LIBRO ya a la VENTA

LIBRO a la VENTA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies