LOS 9 IMPRESCINDIBLES QUE NECESITAS PARA CAMBIAR

LOS 9 IMPRESCINDIBLES QUE NECESITAS PARA CAMBIAR

Últimamente, me encuentro con bastantes personas que me cuentan lo que les gustaría cambiar, cambiar de profesión, cambiar de empresa o cambiar su vida en general. Y seguidamente a ese “me encantaría cambiar de…”, le acompaña un “pero” o un “es que”. Un “pero” que, en la mayoría de las ocasiones, es una forma enmascarada de miedo, de comodidad o de excusa, que frena todos nuestros anhelos y sueños de ser quien realmente somos y nos gustaría ser.

Con esto no digo que sea fácil cambiar, pero, como he dicho tantas otras veces, tampoco es dificilísimo ni imposible. Simplemente es un proceso que, si se hace de forma coherente, reflexionada y organizada, se puede conseguir.

 

Los 9 Imprescindibles que necesitas para CAMBIAR:

 

1. Ganas: Sin ganas no hay cambio. Si desde el principio te faltan las ganas, es que hay algo que no está bien y, por lo tanto, lo mejor es parar y descubrir por qué no tienes ganas, qué te bloquea o te está impidiendo comenzar.

2. Confianza: Confiar en ti mismo, en que eres capaz de conseguirlo. Confiar en el proceso, en tu plan, en la vida, en ti. Confiar es fundamental para que puedas realizar todos los pasos con seguridad hasta conseguir lo propuesto.

3. Compromiso: Sin compromiso no hay acción. Comprometerte a realizar todas las acciones necesarias, previamente establecidas, reflexionadas y consensuadas, es imprescindible. Por mucha ayuda externa que tengas, si tú no te comprometes a hacerlo posible, nadie lo podrá hacer por ti. Esto es un cara a cara entre tu cambio y tú.

4. Estar dispuesto a conocerte: ¿Lo estás? Descubrirte es uno de los primeros pasos y de los más importantes para poder cambiar. Si no sabes cómo eres en realidad, cómo vas a saber lo que tienes que adquirir, mejorar y cambiar para conseguir tu sueño. Puede que te sorprenda lo que descubras, puede que te guste o puede que no te guste… Así que, antes de comenzar, contesta a mi pregunta: ¿Estás dispuesto a conocerte?

5. Voluntad para cambiar: La voluntad es el motor que mueve el mundo. Es el componente imprescindible de la Acción. Sin voluntad, todo queda en intención sin realizar, en el quiero y no puedo, y no puedes, porque realmente no hay voluntad, solo hay intención que se evapora y desaparece en el tiempo.

6. Alegría: Pon alegría en todo lo que haces, disfruta de todo el proceso y vivirás tu cambio como una de las mejores experiencias de tu vida. Lo que no vayas a hacer con alegría y entusiasmo, es mejor que no lo hagas. Porque de lo que se trata, es de cambiar para mejorar tu vida y ser un poco más feliz, disfrutando el camino y la experiencia.

7. Tiempo: Cada proceso tiene su tiempo y hay que respetarlo. Aquí no valen las prisas, en este caso, no por mucho correr se llega antes. Cada uno, necesita un tiempo de reflexión, de aceptación y de acción. Y no es el mismo para todos. Es imprescindible, que respetes y aceptes tu tiempo necesario, sin presionarte, sin crearte estrés. Simplemente fluye…

8. Acción: No hay CAMBIO sin ACCIÓN. El imprescindible de los imprescindibles. No hay Talento sin Acción, no hay Arte sin Acción, no hay Música sin Acción, no hay Marketing sin Acción, no hay Vacaciones sin Acción, no hay NADA sin ACCIÓN.

9. Counselor: Es un profesional que te acompaña, te facilita y te ayuda en el proceso de cambio y desarrollo personal. Ya sea, porque quieres realizar un cambio en tu vida o un cambio en tu carrera profesional. Te ayudará a conocerte, a descubrir quién eres y qué quieres hacer realmente en tu vida personal y profesional. Te ayudará planificar todo el proceso de cambio, acompañándote hasta conseguirlo. Te ayudará con tus miedos, tus bloqueos y tus desánimos. Imprescindible si no quieres pasarte la vida cambiando como una veleta sin rumbo ni dirección. Si necesitas uno, puedes consultarme aquí.

¿Y tú?  ¿Quieres hacer algún cambio en tu vida?  ¿Tienes tus 9 Imprescindibles?  ¿A qué esperas?

Recuerda… ¡La Vida es HOY!

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

LA CARA AMABLE DE LA VIDA

LA CARA AMABLE DE LA VIDA

LA CARA AMABLE DE LA VIDAÚltimamente me estoy quejando más de la cuenta. Y digo más de la cuenta porque no quejarnos nada, por muy ideal que parezca, es casi como alcanzar la perfección y eso, de momento, se lo voy a dejar a los grandes maestros. Yo con quejarme muy poquito me vale.

¿Por qué te quejas?

La queja es la manifestación de inconformismo, un resentimiento o un disgusto, que se tiene por algo o por alguien. Si es por algo puntual, uno se queja en ese momento, se gestiona el resentimiento o disgusto y se pasa, es algo aislado. Si no es aislado, sino que entramos en una dinámica de queja continua, sí que debemos de pararnos a pensar, qué y por qué nos disgusta tanto, si realmente es importante o si es porque nos hemos metido en la espiral del inconformismo.

Evidentemente, se entra en la espiral del inconformismo por algo, así que, lo mejor que podemos hacer, es descubrir cuanto antes ese algo y ponernos en marcha para solucionarlo.

A veces podemos solucionarlo rápido y otras veces puede ser un proceso que requiere tiempo. Mientras lo solucionas, lo que sí puedes hacer es…

Mirar la cara amable de la vida

Dicen los maestros que siempre que hagas algo, lo hagas con entusiasmo, porque así, el mensaje que envías al Universo es positivo y te enviará cosas buenas y positivas en tu vida. Se trata, simplemente, de disfrutar de todo lo que hacemos, encontrando y resaltando todo lo bueno de esa acción. ¡Simplemente! Pues sí, simplemente. Porque si no lo vas a poder disfrutar o hacerlo con entusiasmo, mejor no lo hagas…

¿Cómo se mira la cara amable de la vida? ¡Pues mirando! Seguro que, si cada vez que entras en esa espiral de quejas, paras de hacer lo que hacías, das un paseo y respiras, podrás pensar en todo lo bueno de esa misma situación. Aun siendo una situación que no nos gusta nada, podemos sacar algo positivo que nos haya aportado, ya sea un aprendizaje, personas que hemos conocido, un paso intermedio para llegar a algo mejor, etc. Siempre hay algo que agradecer, aunque sea el aprendizaje que nos ha aportado esa experiencia, porque de todo se aprende. Se trata de enfocarnos en lo bueno y no en lo malo.

Esto NO significa que nos quedemos viviendo una y otra vez esa situación que no nos gusta nada. Sino que, mientras estamos en ese proceso de cambio, vivamos las situaciones de la mejor manera posible.

Un ejercicio fácil que puedes probar cuando empieces a quejarte, por eso que ya sabes y que estás cambiando, es el siguiente:

1. Deja de hacer lo que hacías.

2. Si tienes posibilidad, sal a la calle. Si no la tienes, busca algún lugar tranquilo, el lavabo, por ejemplo.

3. Respira profundamente 3 o 4 veces.

4. Piensa en tres cosas positivas, que te han pasado por vivir esa situación, de las que estás agradecido. Y quédate con esa sensación de agradecimiento.

5. Vuelve a lo que hacías…

6. Repetir los puntos anteriores, cada vez que te descubras quejándote por lo mismo.

7. Continuar con tu proceso de cambio.

Esto es como todo, requiere práctica y constancia. ¿Hasta cuándo hay que practicarlo? Siempre…

 

¿Y tú? ¿Sabes ya por qué te quejas? ¿Lo vas a cambiar? ¿A qué esperas?

¡Recuerda! LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

¿ESTANCADO? ALGUNOS PASOS PARA AVANZAR

¿ESTANCADO? ALGUNOS PASOS PARA AVANZAR

ESTANCADO Hace unos días, cuando analizábamos si te gustaba tu trabajo, una de las preguntas que te hacía era, si querías seguir haciendo las mismas acciones en tu trabajo o si querías avanzar o moverte en alguna dirección. Otra era, si tus acciones o tareas son suficientes para ti o si por el contrario te sentías estancado…

¿Te sientes estancado?

No está mal descubrirlo y reconocerlo, porque ese es el primer requisito para empezar a dar los pasos para avanzar. El segundo, por su puesto, es querer avanzar y el tercero, diseñar una estrategia para avanzar.

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy, te acerca al lugar en el que quieres estar mañana” Walt Disney

Los tres pasos son completamente imprescindibles. Si no descubro y reconozco que estoy estancado, realmente quiero salir de ahí y avanzar, no comenzaré nunca a desarrollar una estrategia, que me lleve donde quiero estar.

¿Una estrategia? Pues sí, una estrategia. Acciones meditadas y encaminadas a lograr un fin determinado. En nuestro caso avanzar y estar donde quiero estar. Y como nos referimos a nuestro estado laboral, nuestra estrategia es una estrategia de desarrollo profesional. ¿Y cómo hago esto? Te dejo algunos pasos para que empieces…

 

¿Cómo hacer una estrategia de desarrollo profesional?

 

1. Qué quiero conseguir. Lo primero que tenemos que saber es… ¿Qué profesional quiero ser? Para descubrirlo te puede ayudar hacer una reflexión que encontrarás haciendo click AQUÍ.

2. ¿Tienes todo lo que necesitas para ser el profesional que quieres ser? Analiza qué se necesita, qué tienes y qué te falta. Para saber qué es lo que se necesita, puedes buscar qué demandan las empresas que buscan profesionales como tú. En sus anuncios suelen poner todos los requisitos, tanto de formación como habilidades, que quieren que tenga el profesional que trabaje para ellos. ¿Las tienes? ¿Las puedes adquirir? ¡Ponte a ello!

3. ¿En qué eres el mejor? ¿Qué cosas haces tú mejor que la mayoría de la gente? Buscar en qué eres único, te puede dar esa ventaja competitiva a la hora de conseguir un contrato, un puesto o un ascenso.

4. ¿Para qué empresa o empresas quiero trabajar? La reflexión del post anterior de “La Empresa Ideal” te puede ayudar. A partir de ahí investiga las empresas que se parecen a tu empresa ideal. Si te quieres quedar en tu empresa, averigua en qué otros departamentos puedes desarrollar tu carrera profesional.

Tanto para este punto, como para los dos anteriores, te pueden ayudar el punto 3 y 4 del post que puedes leer AQUÍ.

5. ¿Qué personas pueden ayudarme a lograr mi objetivo? Puedes buscar un mentor, alguien que te ponga en contacto con la empresa para la que quieres trabajar, alguien que te ayude a adquirir un conocimiento o habilidad que necesitas, etc. Hacer contactos con personas que te pueden acercar a donde quieres estar, te ayudará en tu camino. Linkedin, eventos con posibilidad de networking, comentar tus ideas con amigos o gente cercana, entre otras, son acciones a través de las que podemos generar nuevos contactos.

6. Temporaliza. Ha llegado el momento de poner fechas a todos los pasitos que vamos a ir dando. Y digo pasitos, porque es mucho más fácil dividir las metas en logros pequeños y fáciles de conseguir, que querer alcanzar mucho, desanimarnos y procrastinar por el camino:

  • Haz una lista de todo aquello que necesitas, todo lo que tienes que aprender, habilidades a adquirir, etc. Piensa cómo lo vas a conseguir y pon fechas.
  • ¿Qué acciones vas a hacer para acercarte a las empresas para las que quieres trabajar? Haz una lista de acciones que puedes realizar y pon fechas.
  • Si te interesa quedarte en tu empresa y cambiarte de departamento, piensa qué podrías hacer para lograr el cambio o la promoción. Pon fechas a tus acciones.
  • ¿Cómo y cuándo vas a establecer contacto con las personas clave que necesitas?

7. Haz un planning. Haz un calendario, en una hoja lo suficientemente grande para que lo veas claro, y pon ahí todos tus logros a conseguir, con sus pequeñas acciones que has pesado en el punto anterior. Cuélgalo en un lugar que veas todos los días.

8. ¡Ponte en marcha!

Estos son los pasos que yo te propongo, como siempre, puedes añadir o cambiar todos los pasos que creas necesarios, es tu estrategia… ¡Decides TÚ!

¿Te ha servido de ayuda? Si necesitas más, puedes contactar conmigo AQUÍ.

 

¿Y tú? ¿Has descubierto ya tu Arte? El Arte que llevas dentro… ¿A qué esperas?

¡Recuerda!… TU VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

DE VUELTA: REFLEXIONES ÚTILES AL VOLVER DE TUS VACACIONES

DE VUELTA: REFLEXIONES ÚTILES AL VOLVER DE TUS VACACIONES

DE VUELTA Ya se va acercando el momento de hacer las maletas y decir hasta pronto a nuestras queridas vacaciones. Momento de volver a casa y volver a… ¡Trabajar!

¿Qué sientes cuando piensas que se acaban las vacaciones y vuelves a trabajar? Emoción, alegría, indiferencia, tranquilidad, tristeza… ¿Es un sentimiento agradable o por el contrario sientes como si se te encogiese el estómago al pensarlo?

Si es un sentimiento agradable, es perfecto. Has descansado, te has renovado y recargado de energía. Ya estás preparado y con ganas de volver a ponerte en marcha en tus proyectos profesionales. Si lo que sientes es cómo se te encoge el estómago solo de pensarlo… Es un buen momento para que reflexiones y analices qué está pasando en tu vida laboral.

Este sentimiento, digamos de incomodidad o de desagrado, al pensar en volver a trabajar, puede ser, entre otros, por dos motivos:

  1. No has descansado bien, no han sido las vacaciones reparadoras y energizantes de tus sueños o necesitas unos días más, por lo intensas que han sido tus vacaciones.
  2. Algo no va bien en tu vida profesional.

Si te relacionas con el motivo 1. Plantéate cómo son tus vacaciones. Si tus días de vacaciones son “tus días perfectos”, en los que realmente haces lo que quieres hacer, o si por el contrario siguen llenos de obligaciones y acciones que nos agotan mental, espiritual y físicamente.  Si sientes que necesitas más días, quizás podrías organizar los días de vacaciones de otra forma que te permita llegar totalmente renovado.

Si te relacionas con el motivo 2. Como hemos dicho antes, es un buen momento para que analices qué está pasando en tu vida profesional. Pregúntate si haces realmente lo que te gusta, de qué forma trabajas, con quién trabajas, dónde… Como ya he contado en otros post, a veces trabajamos en algo que nos encanta, pero no en las condiciones que están alineadas con nosotros. Esto hace que el trabajo de nuestros sueños se pueda convertir, exagerando mucho, en nuestra peor pesadilla.

 

¿Cómo puedo analizar qué está pasando en mi vida profesional?

 

Coge un lápiz y un papel. Busca un lugar tranquilo, ese rinconcillo favorito en el que te sientes en paz. Y una vez allí, sigue leyendo…

Vamos a reflexionar, sobre todo, o casi todo, lo que nos puede influir en nuestro trabajo. Para ello contesta con todo detalle a las siguientes preguntas:

 

Nuestro trabajo:

Si aíslas el trabajo que realizas, de la empresa para la que lo realizas, de todo lo que te rodea dentro de la empresa y solo piensas en las acciones que realizas a lo largo de tu día laboral:

¿Te gusta todo lo que haces?

¿Qué acciones o tareas son las que te gustan más? Descríbelas.

¿Cuáles son las que menos te gustan? Descríbelas.

¿Cuáles son las que no te gustan nada? Descríbelas.

¿Son más las que más te gustan o las que no te gustan nada? ¿Cuáles son más importantes en tu trabajo, las que más o las que menos te gustan?

Si pesan más o son más importantes las que más te gustan y menos importantes o menos cantidad, las acciones que no te gustan. Aparentemente tu trabajo te gusta, las acciones que realizas a lo largo del día te gustan, hasta aquí estarías bien con tu acciones o tu profesión. Ahora la pregunta que vendría es:

¿Quieres seguir haciendo esas acciones o quieres avanzar o moverte en alguna otra dirección?

¿Te sientes bien con esas acciones? ¿Son suficientes para ti o te sientes estancado?

Si te sientes estancado podrías plantearte hacer una estrategia de desarrollo profesional.

Si por el contrario pesan más y son más cantidad las acciones que no te gustan, ahí tienes un por qué se te encoge el estómago. Quizás, un planteamiento de cambio de carrera profesional, te vendría bien comenzar a hacerlo en este momento.

 

Los Cambios:

Los cambios dentro de una empresa pueden influir de forma positiva o negativa sobre nosotros, depende de cómo sean esos cambios y cómo los aceptemos nosotros mismos. La empresa son personas, por lo que un cambio en un Director, Jefe directo, CEO, etc. Puede influirnos de manera considerable, positiva o negativamente.

¿Ha habido algún cambio de espacios o de lugar de trabajo? ¿Ha cambiado la forma de trabajar o realizar alguna acción? ¿Ha habido algún cambio de personal en la empresa que puedas considerar importante? ¿Cómo te han afectado estos cambios a ti?

 

La Empresa:

Puede ser que nuestro trabajo nos encante, como ya hemos dicho, pero la empresa para la que trabajamos, no esté alineada con nosotros, con nuestros valores, con nuestra cultura, con nuestra forma de trabajar, etc.

Vamos a analizar todo, o casi todo, aquello que nos encontramos, lo que vivimos y con lo que nos relacionamos, cuando entramos por la puerta de la empresa donde o para la que trabajamos.  Para ello primero piensa, si trabajase para la empresa ideal, esta sería… Descríbela. Responder con todo detalle a las siguientes preguntas te ayudará:

La empresa ideal:

¿Qué valores tiene? ¿Hay posibilidad de desarrollo profesional? ¿Es ágil o muy burocrática? ¿Cómo es su cultura interna?

Espacio ideal y recursos:

¿Cómo es el sitio donde trabajas? ¿Tiene luz natural? ¿Te sientes cómodo en tu sitio? ¿Te gusta trabajar desde allí? ¿Puedes trabajar desde cualquier lugar? ¿Tienes todo el material que necesitas para realizar tu trabajo?

Jefe ideal:

¿Cómo es tu relación con tu jefe? ¿Hay comunicación? ¿Os entendéis bien? ¿Es una persona cercana? ¿Es un buen líder? ¿Tiene conocimientos amplios sobre su trabajo? ¿Te apoya en tus decisiones? ¿Te permite desarrollar tu talento y tus conocimientos? ¿Comparte los éxitos? ¿Apoya tu desarrollo profesional? ¿Aprendes de él?

Equipo ideal:

¿Cómo son tus compañeros de trabajo? ¿Cómo te relacionas con ellos? ¿Compartes tareas? ¿Tu trabajo depende del trabajo de alguno de ellos? ¿Te gusta trabajar con tus compañeros? ¿Es un buen equipo de trabajo?

Horarios y flexibilidad:

¿Hay flexibilidad de horarios? ¿Puedes elegir tu horario?

Salario:

¿Te consideras bien pagado? ¿Hay posibilidad de aumento de salario? ¿Hay incentivos por resultados? ¿Hay algún tipo de beneficio económico por trabajar para esa empresa?

 

A continuación, responde a estas mismas preguntas, pensando en la empresa para la que trabajas.

 

Lee tus respuestas, tanto de tu empresa ideal como de tu empresa actual y compara las respuestas. ¿Son muy diferentes tus respuestas de la empresa ideal y la empresa para la que trabajas?

En cada uno de los grupos de preguntas ¿cuáles pesan más, las respuestas negativas o las positivas? ¿Podrías trabajar a gusto a pesar de las respuestas negativas? ¿Podrías modificar tú algo para que mejorase alguna de tus respuestas negativas?

Te puede ayudar hacer dos listados paralelos de las respuestas de ambas empresas o uno de respuestas positivas y otro paralelo de respuestas negativas, para la comparación.

Si son más las negativas o son más importantes, ahí ya tienes otro por qué se te encoge el estómago cada vez que piensas en volver de tus vacaciones. Y como en el apartado anterior, el plantearte un cambio podría mejorar tu vida en general, porque tu vida laboral afecta a tu vida personal, a tu salud y a los que te rodean. Y digo cambio, como cambio con estrategia y sentido, no a lo loco de la noche a la mañana en un cambio por salir corriendo, que nos puede llevar a Malagón.

Espero haberte ayudado, aunque sea un poquito y si necesitas más puedes hacer click AQUÍ.

¿Y tú? ¿Has descubierto ya Tu Arte? El Arte que llevas dentro… ¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

TU DÍA PERFECTO

TU DÍA PERFECTO

DIA PERFECTO Si algo bueno tienen las vacaciones, es que de repente eres totalmente dueño de tu tiempo. En realidad, siempre eres dueño de tu tiempo, pero no ejercemos este poder hasta que estamos de vacaciones. Es como si de pronto nos dieran el permiso, que ya tenemos, para hacer lo que realmente queremos.  Y entonces vas escuchando a casi todo el mundo… -­¡A partir de mañana vacaciones!-. Y van dando saltos de alegría con una sensación de libertad y liberación, como si durante el resto del año estuviesen encerrados o encadenados a una bola de hierro pesada que van arrastrando día tras día.

Aquí ya podríamos parar y empezar a reflexionar sobre esto, pero lo vamos a dejar para otro momento, porque ahora que estamos de vacaciones, prefiero preguntarte: ¿Tus días de vacaciones son realmente tus días perfectos? O al final, acaban siendo simplemente días en otro lugar y que llenamos de cosas a hacer, por hacer algo distinto, compromisos, etc.

O mejor te pregunto: ¿Cómo sería tu día perfecto? ¿Te has parado a pensar cómo sería tu día perfecto? A lo mejor no acaban siendo tus días perfectos, porque en realidad nunca has pensando en cómo sería tu día perfecto…

¡Pues vamos a descubrirlo!

Mi día perfecto

Coge un lápiz y un papel, siéntate en un lugar tranquilo en el que te encuentres bien, tu rinconcito favorito. Ahora piensa en cómo sería tu día perfecto. Para ayudarte, escribe con todo detalle tus respuestas a las siguientes preguntas:

Despertar: ¿Dónde te gustaría despertarte? ¿Qué ves desde tu cama? ¿Cómo es la habitación? ¿Cómo está decorada? ¿Qué ves desde tu ventana? Describe tu despertar ideal con todos los detalles que puedas.

Aseo personal: ¿Cómo es tu baño? ¿Cómo está decorado? ¿Qué utilizas en tu aseo personal? Describe con todo detalle cómo sería tu sesión de aseo personal, desde los productos que utilizas hasta el tiempo que dedicas a cada una de las acciones que hagas.

Desayuno: Imagínate tu desayuno ideal, hasta el más mínimo detalle. ¿Dónde desayunas? ¿Qué desayunas? ¿Cuánto tiempo dura tu desayuno?

Tu mañana ideal: Ahora describe cómo sería una mañana ideal para ti. Puede haber muchas opciones, escribe las que más te apetecen en este momento, las que aparecen con más fuerza al pensar. Como anteriormente imagina y describe con todo detalle qué haces, dónde, cómo te sientes, con quién compartes tu mañana, qué ropa usas, etc.

Comida: ¿Dónde comes? ¿Cómo es el entorno? ¿Qué comes? ¿Cómo te sientes?

Tu tarde perfecta: ¿Qué haces a lo largo de la tarde? ¿Con quién estás? ¿Dónde? Como siempre describe todo lo mejor que puedas, lo que te gustaría hacer en tu tarde ideal. Quizás comiences relajándote después de comer, leyendo, viendo una exposición, en la playa, etc. ¿Cómo te sientes?

Tu cena ideal: Igual que en la comida describe todos los detalles de tu cena, cuanto mejor sea tu descripción más te ayudará a descubrir tu día perfecto.

Tu noche: ¿Qué haces después de cenar? ¿Con quién estás? ¿Cómo te sientes? ¿A qué hora te vas a dormir? ¿Cuántas horas duermes?

 

Ahora, lee todo lo que has escrito y, con todas estas respuestas, describe tu día perfecto. Pon solo lo que realmente incluirías en tu día ideal, si hay algo que quieras modificar, hazlo, porque es tu día y tú eliges cómo es.

Probablemente tienes varios ejemplos de días perfectos, está muy bien, si no acabarían siendo rutinarios. Lo que queremos es, descubrir y describir diferentes acciones que nos gustan y nos hacen sentir bien.

¿Hay algún día así en tus vacaciones? ¿Y en tus fines de semana? ¿Y en algún día de tu semana?

¿Podrías incorporar algunas de las partes o acciones de tu día perfecto en tus días habituales? ¿Qué podrías modificar en tu día habitual para incorporar alguna parte ideal?

Merece la pena vivir más días perfectos o más momentos ideales en tu día habitual. ¿Qué podrías hacer para no dar saltos de alegría solo el día antes de tus vacaciones?

¿A qué esperas?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

COMENZAMOS EL NUEVO AÑO. MIS 3 PALABRAS PARA 2016

COMENZAMOS EL NUEVO AÑO. MIS 3 PALABRAS PARA 2016

MIS 3 PALABRAS 2016

En el año 2010 Isra García comenzó a decidir cuál serían sus 3 palabras que serán los pilares que guíen lo que quieras conseguir en ese año o como él mismo dice “Tres palabras que serán tus lápices para dibujar el mapa en este nuevo lienzo que hay frente a ti”.

Además, cada año, hace una invitación a todo el mundo a hacer lo mismo, a pensar y comprometernos con nuestras 3 palabras. Yo no me había animado a hacerlo aún, sí que al leer las suyas había pensado las mías, pero no las había publicado en ningún post, hasta este año…

 

Mis 3 palabras para el 2016

 

Gratitud

Elegí gratitud porque creo que muchas veces, nos olvidamos de todo lo que tenemos y de quien nos rodea, embaucados por lo que no tenemos. Sin saber por qué, sentimos una necesidad extrema de conseguir aquellas cosas que parecen fuera de nuestro alcance. Cosas que cuando las conseguimos, tampoco nos traen esa sensación placentera que esperábamos. La gratitud es, en esos momentos, lo que nos hace ser conscientes de todo lo que tenemos y de las personas maravillosas que nos rodean. Es la que nos enseña, que tenemos más de lo que pensamos y, como dije en el anterior post, que incluso es muchísimo más importante y valioso que lo que no tenemos. Últimamente estoy haciendo el ejercicio de pensar en lo que tengo y en quien me rodea y valorar y disfrutar de todo ello, así que practicar la gratitud me va a ayudar a hacerlo mucho mejor.

Serenidad

Serenidad es el mantra que he elegido para repetir en mi cabeza, sobre todo en esas situaciones en las que nos encontramos al borde de la explosión. Es el compromiso de mantener esa paz interior tan necesaria cuando las emociones inestables nos desbordan por completo. No tanto por situaciones extremas, sino situaciones del día a día como el tráfico, un cliente enfadado, personas con mala educación, etc. En definitiva, situaciones que te pueden hacer reaccionar de forma no deseada. No es que esté expuesta a estas situaciones muy a menudo, bueno al tráfico sí, así que por si alguna más aparece… ¡Ya tengo mi mantra!

Confianza

Me encanta esta palabra “confianza”, creo que por eso la he escogido. Por eso y porque me parece fundamental para la vida en general. Aumentar los niveles de confianza en determinadas situaciones es mi compromiso para este 2016. La confianza aplicada tanto a nosotros mismos, como a los demás. No tengo claro cuál es más fácil o difícil de las dos. La confianza en los demás es algo que yo le doy a todo el mundo porque sí, desde el principio. Mantenerla es cuestión de la relación entre ambos y de cómo de claro actúen las dos partes,  pero sobre todo de nuestra capacidad o disposición de confiar en esa persona ante diferentes situaciones cotidianas. La confianza en nosotros mismos, es la que perdemos cuando aparece el miedo y de la que nos servimos para vencerlo y seguir avanzando. Esta la deberíamos todos de potenciar al máximo como fortaleza para resolver cualquier situación, tanto laboral como personal y en la que más me voy a centrar durante todo este año para seguir avanzando personal y profesionalmente.

No es fácil elegir 3 palabras, porque cuando piensas en que no es solo elegir, sino un compromiso para todo el año, es entonces cuando quieres estar seguro de que te sentirás bien con esas tres palabras durante todo ese año y no dejarás tu compromiso por el camino. Yo elegí estas porque fueron las primeras que me vinieron a la cabeza y las que, aunque pensaba en otras, permanecían allí sin moverse de mi mente. Así que pensé… Por algo será…

Si quieres participar tú también con tus 3 palabras, te dejo enlazado el post de Isra con las instrucciones justo AQUÍ.

¿Y tú? ¿A qué esperas para pensar en tus tres palabras?

Recuerda… LA VIDA ES HOY

By Marta Pintado

Invitada

El por qué del Marketing Pedagógico Blog de Francisco Torreblanca

Diez consejos para elegir qué estudiar Blog de la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies